www.mallorcadiario.com

Gracias maestro

En el día de ayer, con gran pesar, recibimos la noticia del fallecimiento de un gran profesor, de un fantástico entrenador y de una bellísima persona. Todos aquellos que han sido alumnos del Colegio San Agustín, en Palma, saben perfectamente de quién estoy hablando. Y no solo alumnos, padres y profesores; todos aquellos que tienen o han tenido algún tipo de contacto y relación con el baloncesto base de nuestras islas en los últimos treinta años, saben a quién me estoy refiriendo.

Muchos de nosotros nos hemos quedado atónitos cuando, a primera hora del día de ayer, ojeando nuestras ya indispensables redes sociales, hemos tenido que aceptar lo que nuestros ojos se negaban a leer y nuestro cerebro no quería procesar. A partir de ese momento, de forma espontanea, todos hemos podido sentir la unión de la familia agustina. Mensajes de condolencia, hermosísimos párrafos dejando constancia del legado que nuestro profesor ha dejado en todos nosotros y, sobre todo, sorpresa y mucha tristeza. Su gran corazón dijo basta y, por desgracia, ante eso, nada se pudo hacer.

He de reconocer que, en esos primeros momentos de desconcierto y mensajes entrecruzados, miles de recuerdos, emociones, mágicos momentos, lugares y hasta olores han aparecido de la nada, parecen haber detenido el tiempo y me han hecho reflexionar sobre esos maravilloso años en el Colegio San Agustín. Desde Parvulario hasta BUP, pasando por EGB, quienes formamos parte de esta institución siempre tuvimos claro que éramos una gran familia. Una gran familia en la que todos nos conocíamos, en la que no importaban origen, apellidos ni posición social y en que la fuerza motriz capaz de agitarnos a todos, capaz de motivarnos y hacernos sentir vivos, eran sus maestros. Sí, quiero en este momento dar las gracias a todos nuestros maestros, en nombre de tantos y tantos alumnos que pasamos por las aulas de ese pequeño colegio de Palma en el que enseñaban y enseñan tan magníficos profesionales. Algunos de ellos continúan dando auténticas lecciones magistrales y saben lo importantes que han sido en nuestras vidas. Queridos maestros, gracias. Gracias por dejarnos crecer sin imposiciones; gracias por educarnos en la generosidad y enseñarnos a ser empáticos; gracias por ir mucho más allá de la transmisión de conocimientos y mostrarnos que podemos conseguir todo lo que nos propongamos; gracias por inculcarnos que el deporte es clave para nuestra salud y herramienta básica de socialización; gracias por grabarnos a fuego palabras como respeto, trabajo, equipo, esfuerzo, libertad, justicia y solidaridad; gracias por aceptarnos a todos nosotros y a todas nuestras familias; y gracias, sobre todo, y por encima de cualquier otra cosa, por dar lo mejor de vosotros para hacer de aquellos niños y niñas, buenas personas.

Nuestro querido profesor Juan Barceló Serra y el resto de compañeros que llenaron con su buen hacer esas bonitas aulas encarnaban a la perfección todos esos valores y nunca les estaremos lo suficientemente agradecidos por su excepcional labor. Un honor y todo un privilegio haber podido formar parte de esta maravillosa familia y siempre orgulloso de compartir tanto con extraordinarios compañeros y amigos. Hoy nos sentimos profundamente tristes porque parte de nuestra vida se ha despedido con nuestro maestro. Pero no debemos olvidar que él nunca se irá del todo, pues su mensaje permanece vivo en cada uno de nosotros, en sus enseñanzas, sus bromas, su fina ironía y su sentido del humor.

Todos mis respetos y mi más sentido pésame a la familia. En estos momentos nada reconforta, no hay palabras que pueden aliviar el dolor causado por semejante pérdida, pero como creyente, me gusta pensar que, tal y como decía el propio San Agustín, la muerte no es el final. La verdadera vida está junto a Dios”.

Gracias por todo, Juan. Gracias, maestro. DEP.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame

Foro asociado a esta noticia:

  • Gracias maestro

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    178170 | Manuel Garcia Ballesteros - 04/05/2017 @ 17:41:48 (GMT+1)
    Gracias Jose Luis, cuando os conoci a vuestra familia, era un principiante como árbitro de baloncesto y mi hija estudiaba junto a tu hermana y jugaban juntas "baloncesto". Para mi y mi familia fueron tiempos inolvidables. Hace mucho tiempo que no coincidimos. Nunca olvidaré al profesor y entrenador de mis cuatro hijos. Saluda a tus padres y hermana y recibe un fuerte abrazo de éste tú amigo ya jubilado..
  • Comenta esta noticia
    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de Mallorcadiario.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.