www.mallorcadiario.com

La Oficina Anticorrupción nacerá debilitada

El próximo martes se votará en el Parlament el nombramiento de Jaume Far como director de la Oficina Anticorrupción. Sin embargo, parece claro que pese al apoyo de los grupos firmantes de los ‘Acords pel canvi’ (PSIB, Més y Podem), que son quienes le proponen, no conseguirá la mayoría requerida al no contar con el apoyo del resto de grupos de la Cámara (PP, Cs y el Pi). Así pues, será necesario dejar transcurrir un mes para volver a repetir la votación, que entonces solo necesitará el voto favorable de la mayoría simple para que salga adelante la designación de Jaume Far.

El desacuerdo en el nombramiento del director de la Oficina Anticorrupción es fruto de la nula voluntad de consenso que exhiben los grupos que proponen a Far, como bien destacó el líder de El Pi, Jaume Font, al denunciar que lo único que se pretendía es que el resto de formaciones diesen su beneplácito sin más. Este comportamiento, a parte de poco democrático, lo que ya lastra el nacimiento de este nuevo órgano administrativo, es sospechoso pues indicaría que la neutralidad e independencia del nuevo director, el alto cargo mejor pagado de toda la Comunidad Autónoma de Balears (95.000 euros al año, incluso más que los miembros de la Sindicatura de Cuentas) , estaría en cuestión. Los recelos sobre Far ya han surgido y precisamente a consecuencia del exclusivo apoyo de PSIB, Més y Podem a su nombramiento, sin haber sido capaces de lograr ninguna otra adhesión.

Y es que poco a poco se van confirmando los peores temores sobre esta nueva Oficina Anticorrupción, cara, gris y que no servirá de nada pues para investigar la corrupción ya está la Fiscalía Anticorrupción y los tribunales de Justicia.


Compartir en Meneame