ÚLTIMAS NOTICIAS >
| -

De clase y con clase

Por: David Díaz el 9 noviembre 2013 | Comentar

Yo no me creo que la Juez Ayala sea una jueza con una especial animadversión hacia la UGT, CC.OO y el PSOE,  al igual que no me creo que el Juez Ruz tenga ganas de fustigar irracionalmente al PP, ni tampoco me creo que todos los sindicalistas de la UGT sean unos corruptos, y mucho menos aún, que todos los militantes del PP se hayan beneficiado de los abultados sobres. Lo que si defenderé es que, si finalmente la justicia ratifica  lo que aparece en los medios de comunicación, no puede quedarse impune ningún sindicalista o político “trincón”  y debe caerles una sentencia ejemplar.

Desde mi militancia en otra organización sindical, la Unión Sindical Obrera (USO), que no comparte en modo alguno el modelo sindical que defienden los mal denominados “sindicatos más representativos”, analizamos las últimas noticias referidas a estos sindicatos desde una perspectiva más amplia que la de aquellos que se quedan simplemente en un ataque indiscriminado al sindicalismo en general.

Bajo nuestro punto de vista, CCOO y UGT han sido amparados Gobierno tras Gobierno, fuera éste del PP o del PSOE, a base de subvenciones y sillas en nombre de la representación institucional para ese bisindicalismo bicéfalo (¿o debería decir unisindicalismo?), a través de la formación, el dialogo social, la salud laboral, la cooperación etc. y con carácter excluyente hacia la USO (excepto migajas tras sentencias judiciales por discriminación sindical) y otros sindicatos. Toda una financiación encubierta bajo el pretexto de nobles fines, llegando a privatizar y dejar en sus manos funciones que debería desarrollar la propia administración, como es la formación para el empleo.

Por poner un ejemplo, en Andalucía con todo esto de los EREs, a base de investigar lo publicado oficialmente en el BOJA (Boletín Oficial de la Junta de Andalucía), sólo desde 1995 la UGT ha recibido subvenciones por un importe de 251.000.000 de euros o, si se prefiere, 41.778.000.000 de las antiguas pesetas. Si le sumáramos todo lo de las demás CC.AA y del Gobierno Central y lo recibido por CC.OO, sin olvidarnos tampoco, como hacen muchos medios de comunicación,  de lo recibido igualmente en cantidades similares por la patronal CEOE y sus organizaciones, podemos hacernos una idea de la magnitud del tinglado. Todo un sistema sectario y excluyente, perfectamente acotado y engranado de convocatorias, solicitantes y beneficiarios, en el que todas las partes quedan conformes: administración, patronales y CCOO&UGT.

El sindicalismo debe ser regulado, revisando la Ley Orgánica de Libertad Sindical (LOLS), y sí, creo que debe haber una partida de subvención a los sindicatos, sólo una, que se repartiera de forma proporcional y tuviera que ver con lo que hacen los sindicatos para todos los trabajadores, tanto afiliados como no afiliados y, a partir de ahí,  a financiarse de la cuota.  Una subvención o financiación directa aprobada en el Congreso, con luz y taquígrafos y no dependiente de servilismos o afinidades ideológicas, que financie una estructura necesaria democráticamente con unas funciones constitucionalmente marcadas. Hay que recordar que prácticamente un 30% de la representación elegida democráticamente por los trabajadores de este país no lleva las siglas de estas dos organizaciones, sin embargo a la hora de financiar ese porcentaje es invisible.

Más allá del debate interesado de algunos medios de comunicación de fustigar al sindicalismo y a los sindicalistas, debería haber una autocrítica de los dos “sindicatos mayores”,  eliminar las anomalías y tropelías, para dar una imagen absolutamente transparente de lo que debemos ser los sindicatos y no pueda haber ningún tipo de campaña mediática, como la que estamos sufriendo todos los sindicatos y sindicalistas sin excepción. Lo que menos necesitamos hoy en día es que todas las instituciones democráticas estén a los pies de los caballos. Aprovechemos esta “puta crisis”, para hacer limpieza, quitar tumores, extirpar infecciones y construyamos de una vez una democracia de verdad, saludable, en la que los ciudadanos confiemos en todos sus órdenes.

Mientras esto llega somos muchos los sindicalistas que llevamos muchos años sacando adelante a nuestras organizaciones financiándonos fundamentalmente de la cuota de nuestros afiliados, que creemos en un modelo verdaderamente independiente y que no dependemos de un color u otro de ningún gobierno local, autonómico o estatal. Y no nos va nada mal, y se vive sindicalmente con una libertad auténtica.

 

Autor: mallorcadiario.com

  1. JuanManov 9, 2013 a las 10:40Contestar

    Buenos días.
    Interesante artículo de ‘opinión’. Una oportunidad para que la ciudadanía y los ciudadanos (al parecer para los partidos políticos son cosas diferentes y por ello uno y otro no lo utiliza simultáneamente) oigamos de un sindicato y un sindicalista, algo de crítica hacia lo que ha sido la trayectoria en la gestión de ‘dinero público’. La arrogancia y soberbia de los discursos de los más ‘representativos’, acompañada de la complicidad de líderes y partidos políticos, ha sido una tónica en ellos (sindicatos y partidos). pero tarde o temprano sale, y a ahora alguno lleva extintor en mano para cuando se le pegue fuego la pernera del pantalón . El dinero tienta, las subvenciones millonarias tientan, los acuerdos de pasillos antes de elaborar las bases de las convocatorias, tientan y dan perpetuidad y seguridad, las financiaciones de funcionamiento acordadas con huelgas generales sobre la mesa, tientan, y envenenan esos vocablos de los que presumen fariseos de micro: interés general, integridad, espíritu de servicio, compromiso social… Visto lo visto en esta crisis económica, socia y de valores, en la que gobiernos se esfuerzan (de las diferentes administraciones, por lo que de diferentes partidos) en sólo hablar de crisis económica, lo aprendido es: se acabó la cultura de la subvención a las entidades para hacer lo que la administración con empleo público puede asumir y en too caso donde no llegue, complementariedad a base de conciertos y contratos programa marco. Eliminación de la partida de porcentaje a no justificar por razones de gestión (beneficio de la entidad para que nos entendamos). Es lo que hay y lo que no hay. Saludos matinales compañero.

  2. bnov 9, 2013 a las 12:15Contestar

    teneis toda la razón y sobre todo hay que controlar los cursos de formación para el empleo y la salud laboral, por ahi se cuelan miles de millones de euros… Pero seguro que no caera esa breva del control, hay demasiados intereses por en medio…

  3. Jorge Hnov 9, 2013 a las 14:35Contestar

    Enhorabuena David, enhorabena por haberte atrevido a abrir este melón. El melón del clientelismo, del apecebramiento de esos que hablan de clases, de independencia politica, de esos que aseguran luchar por los derechos de los trabajadores, que llevan años llenándose los bolsillos a costa del sufrumiento del currito de turno.
    La autofinanciación de sindicatos, partidos políticos, asociaciones de empresarios, debiera ser algo superado ya hace años, que cada cual se pague sus fiestas.
    La vergonzosa discriminación a sindicatos mal llamados minoritarios no debería existir en una democracia real.
    Mientras esto no cambie, debemos seguir luchando, porque solo seremos libres cuando acabemos con estas lacras, solo entonces sabremos que es vivr en democracia.
    Demos nuestro apoyo a todas la Alayas que aparezcan, levantemos las alfombras, y aunque es molesto levantar polvo, es la única forma de limpiar y en la limpeza está la salubridad.

  4. Crisnov 10, 2013 a las 19:17Contestar

    Hacía tiempo que no leía en un medio público un examen de conciencia… ya era hora!!! que alguien evaluara lo que hace. Si todos y cada uno de nosotros, al finalizar el día hicieramos un breve repaso de las decisiones tomadas… sin duda otro gallo nos cantaría. En especial, si este repaso lo hicieran todos los dirigentes de estamentos públicos. Seguro que obtendríamos otros resultados, pero en fin… supongo que esto solo sucederá en un mundo utópico.
    Me alegro que alguien, y más si ese alguien forma parte del engranaje, se haya “nacionalizado en mi mundo de fantasía”.

  5. miquelnov 11, 2013 a las 13:27Contestar

    Molt bon comentari, encara que cogui…aplicarem aquella dita: “quand cou pica, quand pica madura”.

    Està bé que comencem a parlar des de dintre d’un Sindicat, en aquet cas USO, de regeneració democràtica dels sindicats i de transparència per saber d’on venen i on van els euros que arriben a un Sindicat.

    Davant els errors denunciats de CC.OO i UGT no hauríem d’aribar a a la conclusió que els sindicats han de desapareixer del mapa ( ja n’hi hauría més d’un que estaria ben content !!), tot el contrari, EN TEMPS DE CRISI SÓN IMPRESCINDIBLES ELS SINDICATS.

    Per tant, sí als sindicats i sí a la seva renovació i regeneració.

    No apliquem als sindicats allò que no hem aplicat als partits : hi hagut corrupció manifesta i ningú parla de desapareixer com partit.

    Tot i la bondat dels moviments assemblearis també són necessaris uns sindicats potents i actualitzats que donin resposta als problemes de la gent.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*