www.mallorcadiario.com

EL 20-N empeora

viernes 23 de noviembre de 2012, 09:15h

Mi faceta de periodista de investigación se limita, como ustedes comprobarán, a darle al teclado y esperar que la pantalla me desvele circunstancias, coincidencias y arcanos apasionantes con los que darles el pego cada jueves. Ello no es óbice, no obstante, para que les formule mis tesis históricas más elaboradas, como la que hoy les presento en exclusiva mundial. El 20-N, esto es, el veinte de noviembre, es un día claramente en crisis, al punto que voy a proponer una iniciativa popular para suprimirlo y sustituirlo por el 32 de diciembre. Así, matamos dos pájaros de un tiro (ni ciervos, ni elefantes) y podremos dormir la mona en condiciones, llegando a la comida de año nuevo sin la resaca de costumbre.

Veamos: El 20-N de 284 Cayo Aurelio Valerio Diocleciano Augusto, militar de profesión, fue aclamado emperador de Roma. Diocleciano le tenía cierta manía a los cristianos, pero su mandato estabilizó económica y militarmente el Imperio, por lo que vamos a decir que la noticia fue valorada positivamente por los mercados, usando terminología de crisis.

Mil doscientos años más tarde, el 20-N de 1490, el valenciano Joanot Martorell publica su Tirant lo Blanc en perfecto catalán de valencia, sin subvenciones ni nada. Aunque el 99'99% de los humanos no lo ha leído, haremos caso a los expertos y daremos el sobresaliente a una de las obras cumbres de la literatura en lengua catalana.

En 1936 la cosa se complica, porque en su 20-N mueren dos líderes de bandos opuestos, Buenaventura Durruti y José Antonio Primo de Rivera, éste último fusilado.

El 20-N por antonomasia -hasta ahora-, es decir, para los menores de 45 tacos, el de 1975, cascó el viejo, y la buena noticia es que se inició el fin del franquismo (o eso creíamos). Se abrieron botellas de champán (entonces nadie decía cava) y parecía por un momento que este país tenía remedio. Craso error.

El 20 de noviembre de 2011, experimentamos el más ladino y traidor de todos los 20-N, porque muchos pensamos que habíamos conseguido echar de la Moncloa al más inútil e incompetente dirigente que parió madre desde tiempos del Homo Erectus. Ilusos. Resulta que su heredero, del que, siendo honestos, ya albergaban muchas dudas hasta los suyos, es tan parecidamente inútil que la pregunta que me asalta es por qué Zapatero y Rajoy no militaban en el mismo partido.

Y, para acabar -de momento-, el 20-N de 2012 Alberto Ruíz-Gallardón Jiménez, serio candidato a peor ministro de Justicia de la historia de España, consiguió la aprobación de la Ley por la que, tras 37 años desde inicio de la transición democrática y 34 de la aprobación de la Constitución, renace la justicia franquista, es decir, aquella por la que el justiciable, para hacer valer sus derechos, tiene que pagar, y ello con la oposición de jueces, fiscales y abogados de toda condición e ideología. Algo inaudito, si no fuera porque en más de una ocasión Gallardón ha sonado como posible candidato a presidente del gobierno. Así, que ya saben, apoyen mi propuesta de supresión del 20-N antes de que llegue el 2015. Luego no digan que no avisé. 

 

 

 

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame