www.mallorcadiario.com

El Gobierno sigue con guiños a todos

martes 18 de enero de 2011, 11:16h
El Gobierno central acordó reformar la reforma laboral que había planteado, desdiciéndose una vez más. La nueva propuesta es que para despedir no baste con una situación de pérdidas temporales en las empresas. La prensa considera la nueva propuesta como un 'guiño' a los sindicatos. La medida parece bastante sensata en el papel, pero deja abierta la definición exacta de qué significa “temporal”, puesto que, en general, las pérdidas sólo se pueden producir en una empresa durante un periodo de tiempo limitado. Más allá, simplemente la empresa desaparece porque no se puede financiar. Lo importante de este cambio es que se vuelven a mandar mensajes confusos al mundo económico. Ya sucedió con la edad de jubilación: hace dos años se defendía con vehemencia que no se iba a modificar porque teníamos “una Seguridad Social modélica”; el año pasado, en enero, el Gobierno anuncia que retrasa la edad de jubilación a los 67, cuya introducción se haría en bandas de dos años a partir de entonces; y después de un periodo en el que parecía que todo quedaba aparcado, ahora nos vuelve a decir algo similar pero que además contabiliza el total de lo cotizado a la Seguridad Social, de forma que será posible jubilarse a los 65 si se ha trabajado 41 años. Con el despido, de nuevo la misma ceremonia: “no se tocará nada sin la venia sindical”, para a continuación aprobar una norma que casi introduce el despido libre para, ahora, volver parcialmente atrás y rectificar. La semana pasada, Zapatero se reunía con los empresarios, acompañado de Paul Volcker, el economista de cabecera de Ronald Reagan, ex presidente de la Reserva Federal americana. Antes solía ser asesorado por Paul Krugman, todo lo contrario, un progresista keynesiano. ¿Cree Zapatero que todo americano que se llame Paul y hable inglés es igual? El mensaje de Zapatero a los empresarios no hubiera sido superado por Aznar. Llegó a hablar de poner orden en el caos de las autonomías; habló de recortar gasto y de no parar hasta dejar a España en condiciones. Ni qué decir tiene que nuestro ilustre 'gran timonel' pronuncia la defensa de las posturas más izquierdistas con el mismo tono y la misma puesta en escena con que nos anuncia el despido libre. ¿Podríamos saber qué quiere hacer el Gobierno? ¿Qué idea tiene? ¿Y podría mantener esta idea de forma estable? ¿Podríamos dejar de dar guiños a todo el mundo, que más bien parece un pestañeo mareante
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios