www.mallorcadiario.com

La pregunta de la que depende el futuro de España

martes 18 de enero de 2011, 10:34h
Campanas a rebato: el pastel empieza a emerger: Banesto reconoce que la morosidad en su cartera de créditos inmobiliarios es del 24 por ciento. Uno de cada cuatro préstamos no está siendo devuelto. Un agujero tremendo que el banco ha admitido públicamente, según publicó la prensa ayer y que la entidad del grupo Santander puede asumir. Todo el mundo sabe que este banco y otros de su tipo, no eran ni por asomo los más agresivos en prestar dinero en los años del 'boom'. Entonces, si este banco, que no era de los más arriesgados, tiene que provisionar uno de cada cuatro hipotecas por no poderlas cobrar, ¿qué no sucede con las cajas de ahorros, sobre todo con las más intrépidas que lo financiaban todo sin cortarse un pelo? Pues, no. En este país, ese dato no se puede saber. Ese dato que es la clave para saber qué futuro tenemos, hasta dónde puede llegar España, es desconocido. Ayer, Roberto Centeno, un economista reconocido, decía que este dato es el secreto mejor guardado porque a todo el mundo le interesa mentirnos. Parafraseando a Churchill, Centeno dice que “nunca tantos fueron engañados por tan pocos”. Porque lo cierto es que no tenemos ni idea de la dimensión real del problema, no tenemos ni idea de lo que nos están ocultando. Sólo sabemos que llevan mintiendo desde el principio y que en este engaño están todos de acuerdo: bancos, cajas, gobierno, oposición y Banco de España (...)”.  ¿Por qué la oposición está también en esta lista de cómplices? Porque la oposición gobierna algunas autonomías y, en otras, tiene corresponsabilidad, como vimos en el caso de Castilla La Mancha. Centeno explica que a día de hoy ni siquiera somos capaces de saber el dinero que despilfarró la Caja Castilla La Mancha, cuando menos el resto del sector de cajas. Y este y no otro es el punto verdaderamente crítico de nuestra economía, la pregunta sobre la que pivota nuestro futuro, la estabilidad de España: ¿de qué dimensiones es el agujero inmobiliario que tienen las cajas? Si ese agujero fuera, como nos dicen, del orden de cien mil millones, entonces bastaría con el dinero que se prevé pueda disponer el Frob, creado al efecto, pero que hay que pedir como endeudamiento porque es un dinero no disponible. Si fuera mayor, las cosas se complican. ¿Cuánto mayor? La fusión obligada de cajas de todo pelaje, arrasando la historia, las identidades y cuanta bobada se ponga por en medio, un proceso que ha convertido 45 entidades en sólo 17, ha permitido suavizar el impacto de algunos agujeros que tenían dimensiones increíbles: una caja bien gestionada es sacrificada al ser obligada a unirse a otra que está en la ruina para, entre todas, reducir el agujero. ¿El agujero? Nos referimos a los impagos actuales, a los que ya se conocen y que son el resultado de que España tenga cinco millones de parados que no pueden pagar las hipotecas de las viviendas que compraron a precio de oro. Por eso el Banco de España ha previsto cien mil millones de euros (más que el agujero de Portugal o de Irlanda) para aportar a las cajas. Pero ahora, el propio Banco dice que seguramente serán necesarios casi 180 mil millones de euros, en un escenario más pesimista. Otros analistas señalan que esa cifra puede ser de 45 mil millones de euros, pero siempre a ojo y sin acceder a la documentación correspondiente que sólo conoce el Banco de España. Centeno, que no se caracteriza por suavizar los problemas, se hace una pregunta demoledora a la que el dato de Banesto de ayer le confiere toda la fuerza: “¿O es que alguien puede creerse que la morosidad del “ladrillo” en los bancos es más del doble que en las cajas? ¿O que con un problema inmobiliario superior al de Irlanda solo un uno por ciento del sistema ha quebrado?” -en referencia a Caja Castilla La Mancha”, se pregunta. El Financial Times habla de que “los inversores ya escuchan el temporizador de una bomba en el sector financiero español”. ¿Pero cómo puede ser verdad esto, puede preguntarse usted, si no hace ni un año que los bancos pasaron el test de solvencia (de stress, les llamaron) al que les sometió el Banco Central Europeo? Es verdad. Pero una observación: el test también lo pasaron los bancos irlandeses que, como todos sabemos, quebraron casi al acabar de publicarse el informe que decía que están fantásticamente. Que de estos test no se fía nadie, como es evidente. Que eran mentira. Ahora los bancos, cuyo futuro está en juego porque la tormenta financiera española podría arrasarlos, exigen que se saneen las cajas. Nadie se cree las cifras que se dicen y por eso han pedido que se inyecten 80 mil millones de euros. ¿Y bastará? Pero, aunque bastaran, la cuestión es que ese dinero hay que pedirlo prestado en los mercados porque, simplemente, España no lo tiene. Y entonces, se podría producir una crisis de grandes dimensiones: ¿a qué tipo nos van a prestar? ¿Qué credibilidad nos van a dar si pedimos este dinero, después de haber asegurado por activa y por pasiva que no tenemos problemas financieros? ¿Pero es que no nos acordamos de cómo Zapatero presumía del poder del sistema financiero español? Que el BBVA y el Santander, además de algunas otras entidades, estén saneados, no significa que no tengamos un problema escondido. Es la gran pregunta, es la gran respuesta, es el gran riesgo de nuestro futuro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios