www.mallorcadiario.com

El catalán: Un Caballo de Troya en Balears

viernes 16 de septiembre de 2016, 14:25h

El ascenso de catalanismo balear desde la Transición está íntimamente relacionado con la imposición del catalán, esto lo sabemos todos en Mallorca, los responsables son todos nuestros políticos durante tantas décadas. Son ellos los que han permitido una intromisión intolerable en la vida privada de la mayoría de ciudadanos, por su insistencia en legislar a favor del catalán basándose en lo que llaman derechos históricos y especialmente por su pretensión de imponer a toda la población una nueva ideología: la de la corrección política, que sentencia que el catalán es “la nostra llengua”, ergo lo debemos de subvencionar.

Su tesis es cierta para el 18% de la población, cosa que está muy bien siempre que no perjudiquen al resto: a ese 82% que somos la mayoría perjudicada. Al entrar este caballo de Troya en Baleares han ocultado la lesión a la libertad individual y a la igualdad ante la ley del resto. La igualdad ante la ley no se negocia ya que constituye el pilar básico de la democracia moderna. La Democracia no es sólo la decisión de la mayoría, es mucho más que eso. El voto es sólo una parte que sirve fundamentalmente para el control del poder. Hay elementos fundamentales que no pueden estar al albur de las modas, las sensibilidades, los grupos organizados, la presión mediática, las encuestas o los votos, sin que el Estado de Derecho acabe quebrando. Los principios fundamentales de la democracia no son discutibles sin que se ponga en cuestión la propia Democracia.

El sistema de apoyo al catalán con favores, prebendas y privilegios ahora reforzado desde el Consell de Mallorca, acaba incluso deformando la mentalidad de muchas personas, ya que genera ciudadanos infantiles, acostumbrados al paternalismo pensando que reivindicar el catalán es más importante que esforzarse en adquirir verdaderas competencias profesionales. La tiranía de la corrección política es tan perversa que llega a moldear la forma de pensar de muchas personas que intentan evitar que se les acuse de arbitrariedad, y por ello se oponen a cualquier “atropello” a los derechos de su tribu. Se han apoderado como idea fuerza de que “el català és la nostra llengua i per això som catalans” y lo han convertido no solo en lo correcto políticamente, sino en una espacie de “nueva religión laica” que arroja a la hoguera a todo aquel que cuestiona su ortodoxia. Ellos pretenden imponer ¡que es lo que se puede decir! ¡que es lo que se puede pensar¡ piensan que el resto sólo debemos aplaudir. Ellos olvidan que toda persona consciente sabe en su fuero interno que ninguna discriminación es buena ni justa, ni la podrán mantener en el tiempo.

David Gil de Paz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

6 comentarios