www.mallorcadiario.com

Emili Darder: con un busto no basta

martes 25 de febrero de 2020, 14:18h

Palma es una ciudad falta de estatuas y bustos. Quizás sea porque sufre escasez de ciudadanos ilustres a quienes erigírselos. Y escasean aún más las esculturas conservadas en buen estado y preservadas del abandono y la degradación, cuando no están en la ruina más absoluta. Es por ello que debemos aplaudir la colocación de un busto esculpido por el artista y médico Eduard Servera del exalcalde de Palma, Emili Darder. Ha sido ubicado oportunamente en la plaza Porta d'es Camp, donde se hallaba su casa familiar, confiscada durante la dictadura del general Franco, por si la ejecución del edil republicano gravemente enfermo y por tanto, sentado en una silla ante una pelotón de fusilamiento, no hubiese sido suficiente crueldad y escarnio. Una pena que no se hayan atrevido a colocarlo en el salón de plenos de Cort, en el lugar donde está el busto del rey Felipe VI, que es lo que prometió hacer Més per Mallorca en 2014. Otro incumplimiento. O mentira, directamente.

Sin embargo, con un busto no basta. Y tampoco son suficientes ya las reclamaciones del alcalde José Hila y del resto de partidos de izquierdas, que exigen que el inmueble donde ahora se ubica la Delegación del Ministerio de Defensa sea devuelto a la familia del munícipe asesinado. Basta ya de apestoso postureo hipócrita. ¿Quién ostenta el poder ahora en el Gobierno de España? Una coalición de PSOE y Unidas Podemos. ¿Quién es la ministra de Defensa? La socialista Margarita Robles. Pues entonces menos discursos lacrimógenos y más hechos. ¿O es que piensan seguir entreteniendo a la concurrencia con sus cansinas concentraciones ante el inmueble, que popularizaron cinco años atrás Toni Verger y Toni Noguera, como cuando gobernaba el PP? ¡Pero si ahora gobiernan ellos!

En este contexto, el tuit de la exdiputada de Més per Palma y profesora de Derecho de la UIB, Margalida Capellà, suplicando a socialistas, podemitas y econacionalistas que hagan algo al respecto es brutalmente elocuente. Y una muestra de la dignidad que les falta a nuestros políticos que se dicen de izquierdas. Casi tanta como esculturas en Palma.


Compartir en Meneame