9 de abril de 2020, 13:44:50
EDITORIAL


Todos contra el chapapote



Si Madrid tenía alguna duda duda de que Baleares no quiere ni prospecciones, ni ingeniería submarina, ni chapapote como el que padeció el Golfo de Méjico, pudo comprobarlo este sábado  en el Passeig Sagrera de Palma. Sin apenas estructura organizativa que hubiera llevado la reivindicación a todos los rincones de la isla, miles de personas se manifestaron.

Nadie quiere sondeos. Ni el Govern, ni la cúpula del PP, ni la de ningún otro partido tenga o no tenga representación parlamentaria, ni las organizaciones empresariales ni las sindicales. Y vienen elecciones. Europeas dentro de poco y el año que viene autonómicas y generales. Con estos mimbres nadie quiere arriesgarse a explosiones en los dominios de la posidonea.
Por eso fue una manifestación tan pacífica, tan unitaria, tan calmada. Pero junto a esta concordia social en pos de un objetivo común, cabe reflexionar también sobre la gran fuerza que tiene un pueblo unido que, encima, tiene brazos de apoyo en otras autonomías, como ocurrió el sábado.

El tantas veces resignado pueblo balear tiene que aprender a levantarse y a cohesionarse ante la injusticia o el abuso proveniente de decisiones externas que lesionan sus intereses y su dignidad. Eso es lo que se respiró el sábado en la fachada marítima del Casco Antiguo de Palma: fe en la unión. Dirigentes del PP se pusieron la camiseta azul igual que lo hicieron muchachos combativos de la extrema izquierda o señoras de talante conservador. Y todos con un mismo objetivo: preservar el Mar Balear de experimentos que podrían ser suicidas para la industria turística y para el ecosistema isleño.

El amor al eterno Mare Nostrum hermana a todos . Igual que hace miles de años y mirando a las generaciones futuras.
Noticias de Mallorca.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.mallorcadiario.com