3 de abril de 2020, 22:27:46
POLÍTICA

declaraciones | Afirma el paro es un problema estructural


Zapatero niega que se marche dejando a España al borde la ruina



El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, ha indicado este lunes que no abandona el cargo dejando a España al borde de la ruina, pues, según ha argumentado, la deuda pública española está 20 puntos por debajo de la media europea y el déficit público alcanzará el 6%, sólo “uno o dos puntos por encima de la media europea”.

Zapatero, en declaraciones a ABC Punto Radio recogidas por Europa Press, ha precisado que “no es una afirmación correcta” decir que se va dela Presidencia del Gobierno dejando a España al borde de la ruina. “No sé entonces cómo se considera a países como Francia y Alemania”, ha añadido Zapatero, cuya deuda pública está muy por encima de la media comunitaria.

El presidente del Gobierno en funciones ha subrayado que España tiene activos para garantizar la estabilidad financiera y abordar la creación de empleo, y ha advertido que no sería “objetivo” aproximarse a lo que ha pasado en la economía española en los últimos tres años sin tener en cuenta el contexto europeo.

Además, Zapatero ha indicado que detrás de esta crisis se esconde el avance de los países emergentes, sobre todo de los asiáticos, y la pérdida de peso de Europa frente a ellos. Así, ha señalado que Europa y los países desarrollados tienen ante sí un reto de “proporciones gigantescas”: ganar competitividad a los países emergentes.

“NO DIMITÍ EN MAYO DE 2010 POR SENTIDO DE LA RESPONSABILIDAD”

Preguntado por si pensó en dimitir en mayo de 2010, cuando tomó fuertes medidas de ajuste para reconducir el déficit, entre ellas la reducción del salario de los empleados públicos y la congelación salarial de las pensiones, Zapatero ha afirmado que no dejó su cargo “por sentido de la responsabilidad”.

“Cuando uno afronta una situación que exige tomar decisiones difíciles, costara lo que costara, las tiene que asumir, porque haber puesto a nuestro país en aquel momento en un proceso electoral y no tomar las decisiones hubiera sido un riesgo evidente”, ha señalado Zapatero.

El presidente del Gobierno en funciones ha señalado además que España no tuvo presión de los mercados para financiarse hasta el mes de abril de 2010, cuando estalló la crisis griega. Zapatero ha explicado que tomó medidas “duras y difíciles” y ha precisado que “sin aquellas medidas de mayo, España no hubiera podido financiarse por sí misma”.

Respecto al acuerdo alcanzado por los líderes europeos la semana pasada, Zapatero ha destacado el “avance importante” que, a su juicio, ha supuesto que para usar el fondo de rescate no se necesite unanimidad, sino una mayoría cualificada del 85%.

Aunque ha admitido que el presidente electo, Mariano Rajoy, le pidió que defendiera el 90% para permitir que España también tuviera derecho de veto en la toma de decisiones sobre el uso del fondo, Zapatero ha indicado que no ha tenido ningún problema con Rajoy al respecto, porque él sabe que el 85% es la regla que se aplica en el FMI y porque lo que le interesa a España es que el fondo de rescate sea lo menos rígido posible.

EL PARO, UN PROBLEMA ESTRUCTURAL

En cuanto a la elevada tasa de paro española y sus promesas de que España llegaría al pleno empleo, Zapatero ha indicado que el programa electoral se elaboró antes de la caída de Lehman Brothers y de todo lo que vino detrás. “Se me ha reprochado que no lo vi, lo asumo”, ha dicho el presidente en funciones, que ha recordado además que tampoco lo vieron los organismos internacionales ni el PP, que hablaba también de pleno empleo en su programa electoral.

En cualquier caso, Zapatero ha apuntado que la economía española tiene un problema estructural que hace que el paro se dispare en épocas de crisis por encima del 20%. Para él se trata de un problema que va más allá de la legislación laboral y, aunque espera que Rajoy “acierte” con su reforma, ha insistido en que lo que falla es la estructura del mercado laboral español.

Preguntado por su relación con el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y su papel durante la crisis, Zapatero ha afirmado que su relación con Fernández Ordóñez es “normal-buena”, ha expresado su respeto por el gobernador, y ha resaltado tanto la independencia de esta institución como la del Banco Central Europeo (BCE).

“El gobernador del Banco de España es el único cargo que nombra el presidente del Gobierno, pero no lo puede cesar (...). Si uno compara el número de grandes bancos, de bancos medianos, que en Europa han tenido que ser intervenidos, el modelo de banca en España ha resistido mejor que el de los grandes países”, ha resaltado.

Noticias de Mallorca.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.mallorcadiario.com