29 de marzo de 2020, 23:46:21
MENORCA

Bienestar sexual


Sólo el 30% con problemas sexuales consulta al especialista



Los estudios indican que entre el 35 y el 60% de las mujeres, presentan algún tipo de disfunción sexual. Esta variabilidad se debe a que mayoritariamente las mujeres hablan menos o con menor sinceridad, acerca de los problemas sexuales. En el caso de los hombres, se estima en un 40%. De estos porcentajes, en el caso femenino, un 48% tiene problemas de excitación y un 35%, falta de interés por el deseo sexual. Respecto a los problemas en los hombres, un 40% corresponde a dificultad con la erección o la eyaculación y un 16%, falta de interés por el sexo. Pero lo verdaderamente preocupante es que sólo el 30% de las personas que padecen algún problema de índole sexual, consulta con un especialista. De hecho, cuando se hace, se suele acudir principalmente al médico en busca de un tratamiento farmacológico. “Considerando los múltiples factores que afectan a la salud sexual, estaríamos limitando la posibilidad de solución a los casos en que la causa sea exclusivamente biológica u orgánica”. Así lo advierte la psicóloga clínica y sexóloga Carmen García Olid, con motivo del Día Mundial de la Salud Sexual, que se celebra cada 4 de septiembre.

La experta considera que la salud sexual “está al alcance de todos y, en consecuencia, todos los problemas tienen solución”. Siempre es posible conseguir ese estado de bienestar asociado a la sexualidad. Sólo hay que ser conscientes de ello y decidirse a consultar abiertamente con un especialista, para poder determinar los factores responsables de ese malestar y aplicar la intervención más adecuada. “Renunciar al bienestar sexual es renunciar a la salud”.
La salud sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; la cual no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud".
Según esa definición, tendremos salud sexual cuando nos sintamos bien en lo referido a la sexualidad, lo que confiere especial importancia a la percepción de la persona de bienestar. Es decir, si alguien no desea tener ningún tipo de práctica sexual por propia decisión, no podremos decir que se trate de una persona enferma o disfuncional. Sólo cuando su conducta sexual (o ausencia de ella) le cause algún malestar físico, psicológico o social, o vulnere los derechos sexuales de otras personas, supondrá un problema de salud.
La Sexología es una ciencia que estudia el hecho sexual humano, es decir, sexo, sexualidad y erótica, en todas sus peculiaridades posibles. Esta disciplina tiene diferentes aplicaciones: información, educación y asesoramiento y terapia e intervención.
En todo momento se tiene presente que el individuo está condicionado por multitud de factores (sociales, culturales, físicos-biológicos, biográficos, psicológicos, éticos….) que conforman su conducta sexual. Los hábitos sexuales de las personas son muy variables según la cultura y grupo social al que pertenecen, su edad, sus experiencias personales, su religión y creencias, educación, aspectos orgánicos/biológicos, problemas psicológicos.
¿Cuáles son las consultas más habituales en Sexología?
• Problemas de identidad sexual/orientación del deseo sexual. Se consulta por dudas acerca de si se es o no homosexual/bisexual, cómo tratar el tema de la homosexualidad con la familia y los amigos, si se puede cambiar de heterosexual a homosexual y viceversa, qué es la transexualidad….
• Problemas de deseo sexual: bajo deseo sexual o insuficiente frecuencia o duración de las relaciones sexuales, aversión al sexo, alto deseo/frecuencia.
• Problemas en la satisfacción: trastornos en tiempo de eyaculación, disfunción eréctil, anorgasmia, relaciones insatisfactorias, monotonía en la relación, dolor.
• Problemas con la conducta sexual: fantasías sexuales, pornografía, prácticas peculiares (sadomasoquismo, sexo en grupo, prostitución, sexo con personas con determinadas características, fetichismo, voyeurismo, exhibicionismo, intercambio de parejas…), adicciones sexuales.
Estas consultas se hacen tanto de forma individual como en pareja.

¿Qué recomendaciones podemos seguir para tener salud sexual?
• Valorar el propio cuerpo y aceptarnos tal como somos. La baja autoestima está siempre muy presente en los problemas sexuales, tanto como causa como consecuencia.
• Conocerse a uno mismo y respetarse, poniendo límites cuando lo consideremos necesario y no permitir nunca prácticas sexuales que no queramos realizar ni imponerlas jamás a nadie.
• Afirmar la propia orientación sexual y respetar la de los demás.
• Identificar los propios valores y actuar en relación a ellos, sin imponerlos a otras personas y respetando los valores de los demás.
• Disfrutar de la sexualidad, de la forma en que queremos expresarla a lo largo de nuestra vida, permitiendo la expresión de la de los demás y respetando sus derechos.
• Rechazar estereotipos e ideas preconcebidas respecto a la sexualidad de otras culturas, poblaciones o grupos.
• Solicitar información y asesoramiento ante cualquier duda, acudiendo siempre a fuentes objetivas, fiables y serias.
• Asumir que la sexualidad no sólo tiene como fin la reproducción, pero que determinadas prácticas pueden conducir a ella, por lo que se debe vivir la sexualidad plenamente y de forma responsable contemplando si deseamos o no reproducirnos.
• Utilizar las medidas de protección e higiene recomendadas para evitar enfermedades de transmisión sexual.
• En las relaciones con otras personas, tener en cuenta que la comunicación es fundamental, tanto para expresar lo que uno quiere o no quiere como para atender a las necesidades del otro individuo.
• Si se mantiene una relación de pareja, ser consciente de que los problemas sexuales siempre afectan a la pareja y que tanto las causas como, sobre todo, las soluciones, se deben tomar en conjunto.

¿Cuándo consultar con un sexólogo?
En general, tanto para solucionar cualquier problema que afecte a la salud sexual (entendiéndose como malestar asociado a la sexualidad), como para solicitar información o consultar cualquier duda, y también para mejorar nuestra vida sexual.
mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.mallorcadiario.com