18 de junio de 2019, 1:43:42
TECNOLOGÍA


Cómo la tecnología impacta positivamente en la investigación marina



Un pez espía desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), un sumergible no tripulado chino y un pez animatrónico que contribuye con la acuicultura, son los últimos avances tecnológicos de la ciencia que tendrán un impacto positivo en nuestros océanos. Los vehículos submarinos autónomos son la nueva tendencia de conocimiento del mundo acuático.

FaaS, el “pez como servicio” animatrónico de Aquaai

Liane Thompson, CEO y Simeon Pieterkosky, son cofundadores de Aquaai y han desarrollado un pez inteligente robótico con las características de un dron acuático. Este pez robótico al que llamaron FaaS (Fish as a Service o “pez como servicio”) surgió por la inquietud de estos científicos de desarrollar tecnologías que causaran un impacto positivo en el mundo marino.

Diseñadas pensando en la Madre Naturaleza, la cámara y las plataformas flexibles equipadas con sensores instaladas en FaaS son discretas para no alterar el hábitat natural. FaaS, robot muy complejo en su funcionalidad y diseño, recopila datos, haciendo las veces de un dron que se ve y actúa como un pez.

Aquaai, el equipo que desarrolló este animatrónico acuático, es un grupo pequeño, internacional e increíblemente profesional de personas amantes del océano cuyas áreas de especialización incluyen la oceanografía, vehículos no tripulados bajo el agua, robótica, animatrónicos, tecnología en la nube, datos, software, arquitectura, administración de empresas, relaciones públicas y marketing. La tecnología que emplearon en FaaS es económica, eficiente en el consumo de energía y totalmente ecológica. Además de que esta tecnología puede ser utilizada en la investigación de los arrecifes de coral, también es un activo para los acuicultores ya que les permite ser más eficientes sin interferir con la ecología natural. FaaS fue creado para no molestar a los peces, por lo que se parece a uno de ellos y los peces reales se han integrado sin molestias con este robot. FaaS puede detectar agujeros netos, asegurar que los peces se estén alimentando además de que recopila una cantidad de datos muy importantes para la investigación de la fauna marina. La unidad está equipada con video, usa una tecnología de guía por láser, control remoto, una cámara de pesca y está alimentado por baterías de litio recargables.

SoFi, el “pez espía” desarrollado por MIT

Con el cambio climático y la sobrepesca causando estragos en nuestros océanos, cada vez es más importante para los investigadores monitorear de cerca nuestra vida marina. Sin embargo, observar criaturas marinas de cerca es casi imposible ya que la presencia humana asusta a los animales. Ahora, gracias a SoFi (Soft Robotic Fish o pescado robótico blando), los investigadores no solo podrán vigilar de cerca a las esquivas criaturas, sino también podrán descubrir secretos submarinos que nos han eludido durante siglos.

Construido por el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), el robot blanco como la nieve emula estrechamente a un verdadero pez, con una cola flexible que se mueve de lado a lado y dos aletas. Aunque no es el primer vehículo submarino autónomo (AUV) creado para monitorear los océanos, SoFi resuelve muchos de los problemas que han obstaculizado la utilidad de los robots anteriores.

Los AUV tradicionalmente han tenido que estar amarrados a un bote porque las comunicaciones de radiofrecuencia no funcionan bien bajo el agua. Para superar el obstáculo, la directora de CSAIL Daniela Rus y su equipo usaron ondas de sonido. La tecnología ultrasónica puede recorrer mayores distancias, lo que permite a los conductores, utilizando un controlador de Super Nintendo modificado y a prueba de agua, pilotar a SoFi desde una distancia de hasta 50 pies. Para garantizar que SoFi pueda moverse libremente por el océano y maniobrar como un pez real, una bomba hidráulica transfiere el agua de una estructura a otra a través de su cola de goma suave, mientras que un controlador equipado con una batería de polímero de litio alimenta al robot a través del océano, sin obstáculos por las ataduras o hélices. Hasta donde se sabe, SoFi es el primer pez robótico que puede nadar sin ataduras en tres dimensiones durante largos períodos de tiempo.

Durante las inmersiones de prueba en Rainbow Reef en Fiyi, SoFi se deslizó confiada junto con la vida marina a profundidades de 50 pies por hasta 40 minutos, capturando fotos y videos de alta resolución. Aún más importante, fue capaz de hacerlo sin causar ninguna perturbación. Los investigadores dicen que a veces los peces nadaban junto a SoFi, mientras que otras veces parecían totalmente ajenos a su existencia.

Mientras que SoFi actualmente solo graba video, las versiones futuras incluirán sensores como termómetros. Los investigadores también esperan hacer a SoFi más autónoma y prevén un día en que los enjambres de los robots blandos, alimentados por células solares, seguirán a los peces, permitiendo a los científicos obtener información sobre la dinámica y vida de los mismos.

Qianlong III, el sumergible no tripulado de China

El Qianlong III, el sumergible no tripulado chino, acaba de regresar de su primera inmersión el pasado 20 de abril de 2018. El vehículo mide 3.5 metros (11.5 pies) de largo, 1.5 metros (casi 5 pies) de alto y pesa 1.5 toneladas. Su exterior plano, curvilíneo, amarillo y con rayas blancas y aletas naranjas, lo asemeja bastante al personaje de “Buscando a Nemo”. Pero este sumergible no tripulado es el más nuevo de China, el último en la línea de vehículos subacuáticos autónomos AUV de Qianlong, diseñado no solo para ser lindo y tierno, sino para ir más lejos y más profundo bajo el agua y maniobrar más hábilmente que sus predecesores, lo que permitirá a los investigadores recopilar datos para la minería submarina, entre otros usos.

El Qianlong III completó con éxito su primer buceo de prueba en el Mar del Sur de China en abril. Permaneció bajo el agua durante nueve horas y alcanzó una profundidad de casi 12.800 pies (3.900 metros). Está diseñado para ir aún más profundo, hasta casi 14,800 pies (4,500 metros).

El parecido del AUV con un pez payaso no es accidental, según se desprende de un comunicado de prensa en el sitio web de la Academia de Ciencias de China, cuyo Instituto de Automatización Shenyang desarrolló la línea de vehículos Qianlong. Las rayas del Qianlong III permiten a los investigadores detectarlo y recuperarlo más fácilmente desde las profundidades, y la boca sostiene un sistema de sonar que permite a este AUV navegar y evitar obstáculos. Los agujeros que parecen ser ojos, en realidad albergan hélices que permiten que la nave maniobre. Y las aletas de su cola, contienen equipos de detección que muestran cambios en el contenido mineral del agua de mar.

El Qianlong III puede permanecer bajo el agua por hasta 30 horas, y está diseñado para ser más silencioso y más eficiente energéticamente que sus predecesores.

"El alto rendimiento del Qianlong III mejorará las capacidades y la eficiencia de la investigación en aguas profundas y se esperan obtener resultados científicos más exitosos y únicos en esta área", dijo Cai Wei, científico jefe de la expedición reciente.

Como podemos ver, la tecnología enfocada al estudio del mundo marino se extiende abriendo nuevos e infinitos horizontes de conocimiento sobre nuestro infinito y complejo planeta Tierra.

mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com