20 de julio de 2019, 14:09:20
OPINIÓN


Paradojas sin principios

Por Francisco Gilet


Fue el filósofo francés Rousseau quien nos dejó la siguiente perla, «Prefiero ser un hombre de paradojas que un hombre de prejuicios» y sin lugar a dudas nuestro enfático presidente Sánchez es su discípulo aventajado. Puntualizando que, prejuicios, pocos por no decir ningún. Evidencia de ello fue el aceptar el voto de los anti españolistas y anti sistema para poder volar en Falcon a Valladolid.

La retahíla de paradojas podría cubrir toda una sábana, mas la reduciremos según criterio personal, sin prejuicios, eso sí. Honestidad, acabar con la corrupción, austeridad política, fue una promesa más, sin embargo, inició su ocupación gastando 500.000 euros en decorar la Moncloa, después de haber colocado a la primera dama, naturalmente. A continuación, a pesar de clamar contra el incremento de gasto suntuario, dedica 90.000 euros en clases de meditación sobre resolución de conflictos, autodefensa e incluso risoterapia, aparte de algo titulado «mentoring». Y siguen las paradojas; pretende exhumar al rebelde Franco, pero no le duelen prendas en depositar corona de flores en la tumba de otro rebelde, Fidel. E igual en cuanto a Maduro, otro «demócrata» de toda la vida, solicitando una «solución negociada» al hambre, a la opresión, a los encarcelamientos, mientras Colombia, Argentina, Chila, Paraguay, Perú, y hasta Canadá, andan por otros derroteros para solucionar la hambruna de los venezolanos. Y es que, extravagantemente, Maduro es un ídolo para el socialismo español.

Sale todo ufano, hablando de un hito histórico en la cuestión de Gibraltar y el Brexit. Exclama; «Solucionado» un problema de 300 años, y la respuesta recibida del Reino Unido, de la Comisión o de la presidenta de Letonia, es que, la historia del Peñón sigue inmutable. Gibraltar, colonia británica, seguirá siendo británica, pues, el punto 24 del Consejo de abril de 2017, ha quedado en el olvido. Eso sí es una paradoja histórica. Del veto anunciado, olvido total, dado que tal derecho no existía. Otra trola. Y la May, presumiendo en su Parlamento, mientras Borrell va a misa, dice.

Con el PP sin presupuestos, Sánchez clamaba elecciones, ahora, con presupuestos prorrogados este año y sin ellos el próximo, habla de gobernar por Decreto Ley. Otra paradoja, mientras Marlaska deja caer la retirada de la guardia civil en Cataluña o en Navarra, la pareja Iglesias-Montero tiene 24 horas de vigilancia y seguridad públicas, o sea, guardia civil. Después de haber exigido la dimisión del Ministro Soria por una sociedad en Panamá, ahora, al presidente no le molestan las sociedades instrumentales para evadir impuestos, junto con las numerosas ocultaciones de inmuebles de la Celaá y la Calviño. Paradójico que el presidente sea tan avispado en la oposición y tan cegato en el gobierno. Debe ser la esquizofrenia anunciada por Calvo. Y es que la cosa cambia, pues otro esquizofrénico, Iglesias, antes presumía de pisito, de saludar al panadero, y ahora se ha montado un «casoplón» con puerta de 6.000 euros para que no le moleste ni quiosquero ni vecino.

Y es que todo se extiende, en especial la estulticia. Ir al dentista, es rellenar hojas dando conformidad a un montón de condiciones de acceso a tu privacidad, pero el Senado aprueba, por unanimidad casi, acceder a todos los datos en Internet. Para entrar en tu intimidad el zapatero necesita permiso, pero los políticos, tienen entrada libre. Todo es pura contracción y paradoja. La presidenta del Congreso se enfada porque le llaman «institutriz», término «machista», dice, pero no tiene inconveniente alguno en que una diputada, execrada ya, de a mamar a su hijo en el escaño. Elimina la palabra «golpista» pero calla ante la exhibición de unos grilletes o una impresora. Y es que todo depende desde donde sale el exabrupto, si de la gauche divine o de la derecha demoníaca. Igual que si «maricón» surge de unos labios femeninos ministeriales, es un piropo, pero, como salga de otros, los apelativos de homófobo, odio, y demás, aplastan al ingenuo personaje. Puede ser llamativo, pero más lo es que, cuando se habla de fusilamientos de republicanos surjan los culpables con pelos y señales, pero cuando se trate de sacas, checas o fusilamientos de católicos, se hable de «miliciano» ignoto. Y es que, para Sánchez, aquel que gritaba que «el socialismo es incompatible con la democracia» merece una estatua en Nuevos Ministerios mientras Vox no tiene derecho a existir.

Estamos dominados por el concepto «igualdad», «visibilización», y es forzoso duplicar seguido masculino y femenino, por ello, quizá algún cura progre exija al Papa que las Epístolas de san Pablo no se encabecen solo con el «hermanos», añadiéndose un «hermanas». Nada extraño sería dado que, según se lee, el ex obispo Sistach tiene solicitada la canonización de Luis Companys. Será por su Ley prohibiendo todo acto de celebración de la Navidad, y por su «milagro» de elevar al Cielo, con su fusilamiento, al alcalde de Lérida, por su ocurrencia de organizar una Cabalgata de Reyes Magos en enero del 36. Pues bien, en esta línea «igualitaria», la señora Pastor usando solamente «Señorías» discrimina a los diputados varones, debiendo añadir también «Señoríos», aunque, como sustantivo surjan dudas de su aplicabilidad visto lo visto en lo que llevamos de legislatura. En fin, razón tenía Einstein; «Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro».

mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com