14 de octubre de 2019, 18:43:38
TECNOLOGÍA


Piscinas de poliéster, un refrescante mundo de ventajas



Con la llegada de la primavera es hora de preparar el jardín de cara al verano y confiar en empresas como Piscinas Mon de Pra para contar con un espacio para refrescarse cuando por fin lleguen las altas temperaturas.

Las piscinas de poliéster han ganado en popularidad en los últimos años. Esto se debe, en gran medida, a una mejora en la calidad de las mismas y al hecho de que cada vez más personas se animan a probarlas y descubren todas sus bondades.

Disfrutar de estas piscinas prefabricadas es muy sencillo

Se las conoce también con el nombre de piscinas prefabricadas, ya que no es necesario hacer ningún tipo de obra para su instalación. Es precisamente esta falta de obras la que hace que sea un producto mucho más económico, pudiendo tener un precio entre un 10 y un 20 % inferior al de una piscina de obra.

La gran cantidad de diseños que hay en el mercado, con diferentes formas y tamaños, hace que se puedan adaptar a cualquier lugar. Así, es posible disfrutar de una piscina incluso en aquellos jardines pequeños en los que no se cuenta con mucho espacio libre.

El sector se renueva cada año con diferentes estilos para adaptarse a las nuevas tendencias, por lo que es posible encontrar el tipo de piscina prefabricada ideal para cada tipo de hogar.

Otra ventaja que destacan todos los usuarios es que el mantenimiento se reduce mucho con una piscina de poliéster, lo que supone un ahorro de tiempo pero también de dinero.

En el caso de surgir la necesidad de una reparación no hay que entrar de lleno en obras que implican dejar la piscina sin uso durante varios días. En la mayoría de los casos las grietas que pueden llegar a aparecer se arreglan con resinas de rápido secado, de forma que los propietarios sufran las menos molestias posibles.

Todo son ventajas una vez que la piscina de poliéster está instalada, pero también durante la fase de obra.

Cuenta con tu piscina en menos de 5 días

Una piscina de este tipo puede estar instalada totalmente en un plazo de cinco días o incluso menos si no es muy grande. No sólo es una obra rápida, sino que no ensucia demasiado.

Además de tiempo también se ahorra dinero durante la instalación, tanto en la propia construcción como en lo relativo a permisos administrativos, puesto que en la mayoría de los casos no será necesario presentar un proyecto.

Una instalación y un mantenimiento más sencillos y baratos son la mejor tarjeta de presentación para las piscinas de poliéster. Pero no hay que olvidar que para conseguir unos buenos resultados siempre es recomendable ponerse en manos de auténticos profesionales.

En Baleares se puede confiar en empresas como Piscinas Mon de Pra, que cuenta con distribuidor para toda la zona de Mallorca.

Si te has propuesto disfrutar este verano de tu propia piscina en casa, ahora es buen momento para empezar a buscar alternativas. Así cuando llegue el buen tiempo tu piscina estará totalmente lista para que la puedas comenzar a utilizar.

mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com