17 de junio de 2019, 7:25:40
DEPORTES


Las doce coronas del rey de la tierra batida

Por Redacción


2005: El desembarco del guerrero

El año anterior su nombre comenzó a sonar con insistencia, pero una lesión le impidió debutar en Roland Garros. Eso hizo crecer la expectativa sobre un joven prodigio de potente golpe directo, zurdo, con aspecto de guerrero que venía a desafiar al circuito. Había marcado la temporada de tierra y llegaba ya como 5 del mundo. A diez días de cumplir 18 años, su primer duelo lo disputó en la pista 1 -que este año será derribada- contra el alemán Lars Burgsmüller (6-1, 7-6 y 6-1)

En tercera ronda se midió contra el francés Richard Gasquet, la otra promesa del momento, de la misma edad y en semifinales al suizo Roger Federer, al que ya había ganado en Miami. Batió en la final al argentino Mariano Puerta en cuatro sets tras perder el primero en el juego de desempate.

2006: La primera final contra Federer

Nadal llega a París tras una temporada invicto sobre tierra batida, como claro favorito y como segundo cabeza de serie. En su camino a la final se beneficia de la baja en cuartos de final del serbio Novak Djokovic. En cuatro sets alza su segundo título en la final el número 1 de Federer en la primera de las finales que le gana al suizo.

2007: Nadal mantiene a Federer a raya

El español llega a Roland Garros como dominador de la tierra, pero con la espina de haber perdido la final de Roma contra Federer, que alberga esperanzas de poder, al fin, alzarse con el Grand Slam que le falta. Tras derrotar a Lleyton Hewitt, Carlos Moyá y Djokovic, en semifinales, derrota al suizo en cuatro sets.

2008: A la altura de Borg

De nuevo favorito, Nadal consigue su victoria más fácil, la primera sin perder un set, repitiendo semifinal contra Djokovic y final contra Federer, que se lleva la mayor paliza en la historia de Grand Slam, 6-1, 6-3 y 6-0. El español iguala el récord de cuatro triunfos consecutivos que tenía Borg. Luego sumó el título de Wimbledon, la medalla olímpica, segunda Copa Davis y el número 1 del mundo.

2010: El retorno del rey de la tierra

Tras haber sufrido el año precedente su primera derrota en Roland Garros, contra el sueco Robin Soderling, tras 31 victorias consecutivas, Nadal desdijo a quienes auguraban el ocaso de su carrera. Regresó con fuerzas renovadas y se vengó del sueco, que solo pudo ganar diez juegos en la final. Su segundo triunfo sin perder un set.

2011: La amenaza de Djokovic

Pese a que llega con el número 1 del mundo, Nadal afronta la amenaza de un Djokovic invicto en toda la temporada y, por tanto, favorito para ganar en Roland Garros. Los inicios no son buenos y en primera ronda por vez primera se ve obligado a jugar cinco sets contra el estadounidense John Isner. De menos a más, el español se mide en la final a Federer, que derrota en las semifinales a Djokovic. En cuatro sets, el español se apunta su sexto título e iguala con Borg.

2012: Superar al mito Borg

Bjorn Borg era un mito en Roland Garros gracias a sus seis victorias. Nadal puede superarlo en un año en el que Djokovic viene de nuevo fuerte, tras haberle batido en tres finales consecutivas de Grand Slam. La final prometida, interrumpida por la lluvia y que acabó el lunes, permite a Nadal sumar su séptima corona, superar al sueco.

2013: La épica semifinal contra Djokovic

De todas las victorias de Nadal en Roland Garros, la semifinal de 2013 contra Djokovic es la más épica. Cuatro horas y 37 minutos de intensidad, alternativas y bolas de partido que, finalmente, le abre la puerta de su octava final, que gana fácil a su compatriota David Ferrer. Se convierte en el tenista que más veces ha ganado un mismo Grand Slam.

2014: Nueva amenaza de Djokovic

Nadal llega a París tras haber perdido sus últimos cinco partidos contra el serbio. Ambos tenistas se citan en la final, donde el español vuelve a demostrar que es el rey del torneo para sumar su novena corona. El español marca la serie más larga de victorias consecutivas en Roland Garros.

2017: La décima

Tras dos años sin ganar, asolado por las lesiones, Nadal regresa a reconquistar su tierra prometida. En el horizonte, la décima.

El español afronta sin rival aparente la conquista de la décima, con un Djokovic en horas bajas tras haber logrado el torneo el año precedente y un Federer ausente. Sin apelación, logra su décima corona, la tercera sin perder un set, tras derrotar en la final al suizo Stan Wawrinka.

2018: A la altura de Margareth Court

Ningún rival parece estar a la altura de Nadal para ganar su undécimo título en París e igualar con la australiana Margareth Court, que había sumado ese número de veces el Abierto de Australia. Aliado con el clima frente al argentino Diego Schwartzman, alcanza al final ante el austríaco Dominic Thiem, que muchos ya consideran como su heredero, pero que no consigue ganarle un set.

2019: El enésimo renacer del rey

Nadal llega a París con dudas, tras una de sus temporadas más flojas sobre tierra batida. Admite haber superado un bache psicológico provocado por las lesiones, pero la victoria en Roma le devuelve la moral. Tras perder un set contra el belga David Goffin se presenta como gran favorito de la final, que repite contra Thiem, que le gana otro set.
mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com