17 de junio de 2019, 13:39:34
OPINIÓN


Okupando que es negocio

Por Francesca Jaume


Estamos en una sociedad que critica la ocupación de viviendas igual que critica los desahucios. Cuando alguien relata como se ha encontrado con personas usurpando alguna vivienda suya nos indignamos, y lo mismo hacemos cuando sale en las noticias casos de familias en situación de extrema pobreza o de personas mayores que tienen que abandonar su hogar a la fuerza por no poder afrontar el pago de un alquiler o hipoteca.

También nos dedicamos a apuntar con el dedo a quienes nos suponemos que son los malotes de la película: a los bancos por acumular vivienda vacía, a los arrendadores turísticos por reventar el mercado del alquiler habitual, a las mafias de la okupación por hacer negocio con ello, a los ‘perroflautas’ que quieren vivir de gratis, a los juzgados por no amparar… a nadie, y a los políticos por no saber solucionar la cuestión. Lo nuestro es un ni si, ni no, sino todo lo contrario.

Entonces ¿Qué hacer? Si se construye más vivienda de protección oficial significará también consumir mayor territorio, si expropiamos vivienda deshabitada supondrá vaciar la caja pública (antes o después de la sentencia condenatoria que caerá), si prohibimos el alquiler vacacional quitaremos una fuente de ingresos a gente de clase media que de todos modos no alquilará el inmueble de ordinario, y si exigimos a los ocupantes que justifiquen su situación de necesidad es muy probable que lo hagan. Por lo tanto, a quien tenga la fórmula mágica ruego que la explique porque las teóricas cabezas pensantes no lo consiguen.

Mientras tanto, seguiremos contemplando espectáculos -o protagonizándolos- en los que valoraremos diferente la situación dependiendo de quien sea el propietario y de quien sea el ocupante. ¡Si incluso los hay que no les sabe mal que estas bandas organizadas de extorsión mediante ocupación exijan dinero a los bancos propietarios!

mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com