21 de octubre de 2019, 23:00:28
TECNOLOGÍA


¿En qué consiste el bono social térmico?



El bono social térmico es una ayuda económica para familias en riesgo de pobreza energética que tienen en su hogar calefacción de gas. Se trata de una medida que fue aprobada por el Gobierno español mediante el Real Decreto-ley 15/2018 de 5 de octubre.


En el año 2019 el presupuesto asignado para este bono social térmico es de 75 millones de euros y las ayudas que pueden recibir las familias oscilan desde los 25 a los 123 euros. Se calcula que las viviendas que contarán con esta subvención serán más de un millón.


¿Qué es el riesgo de pobreza energética?


Se entiende por pobreza energética la situación mediante la cual una familia es incapaz de pagar los gastos mínimos de energía para cubrir necesidades domésticas básicas. Familias con problemas de exclusión social y sin ingresos mínimos, con varios miembros en el paro, son especialmente sensibles a sufrir pobreza energética.


Desgraciadamente, en los últimos años el número de familias en riesgo de pobreza energética ha crecido. Ello se debe a diversos factores, entre los que se cuenta la crisis económica global, el aumento del precio de la energía, la incapacidad para gestionar el gasto de energía de forma eficaz o vivir en viviendas que no están acondicionadas para ser aclimatadas de modo eficiente.


A las familias afectadas por pobreza y/o exclusión social puede resultarles muy complicado gestiones tan cotidianas como comprar propano. Aunque cada vez es más sencillo para las familias adquirir gas propano, pues se puede pedir a domicilio, comprarlo en gasolineras, por teléfono u online, aquellas con escaso poder adquisitivo y en riesgo de pobreza energética necesitan ayudas económicas para ello. El bono social térmico desempeña aquí una labor fundamental.


Condiciones para pedir el bono social térmico


No existe una solicitud específica para pedir el bono social térmico pues esta ayuda depende de haber solicitado previamente el bono social de luz. Este bono de luz es un descuento en la factura de electricidad que puede comprender desde un 25 hasta un 40 por ciento, en función de la situación de precariedad.


Hay tres clases de usuarios que pueden acceder al bono social: vulnerables, vulnerables severos y clientes en riesgo de exclusión social.


La vulnerabilidad en el bono social de luz viene marcada por el nivel de renta anual, que ha de ser igual o inferior a unos límites marcados por el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). El IPREM es la referencia en España para conceder subvenciones y ayudas de diferentes tipos. Además, son consideradas también clientes vulnerables las familias numerosas y pensionistas con prestaciones mínimas. Así, clientes vulnerables que tienen derecho al bono social son aquellos que no tienen menores a su cargo con rentas iguales o inferiores a 11.279 euros, con un menor a su cargo y rentas inferiores a 15.039 euros o con dos menores y rentas iguales o inferiores a 18.799 euros.


En el caso de los clientes vulnerables severos, son familias numerosas con rentas anuales inferiores a 15.039 euros, pensionistas con prestaciones inferiores a 7.520 euros o familias con una renta anual inferior al 50% de la renta establecida para el usuario vulnerable.


Por último, la categoría de cliente con riesgo de exclusión social hace referencia a los consumidores vulnerables severos que, además, reciben ayudas por parte de los servicios sociales de su Comunidad Autónoma para hacer frente a la mitad del importe de sus facturas de luz.


En suma, si a una familia le es concedida el bono social de luz disfrutará automáticamente del bono social térmico, según marca la ley desde el 31 de diciembre de 2018.


Hay diferentes bonos sociales en función de las comercializadoras


Un dato fundamental que deben conocer los solicitantes de bonos sociales es cuál es su compañía comercializadora de referencia. Estas empresas son las que se encargan de facturar los servicios de energía a los clientes. Son las compañías que indican las condiciones de estos productos para la venta al consumidor.


En España, desde que fuera liberalizado el mercado, existen diversas empresas comercializadoras de electricidad y gas natural. El bono social debe ser pedido a estas compañías mediante un formulario: así, tanto Endesa como Naturgy, Iberdrola, EDP y Repsol tienen formularios online para solicitar el bono social térmico. Al pedirlo, el consumidor debe facilitar también una serie de documentos obligatorios, que son los siguientes: DNI, certificado de empadronamiento de los habitantes de la vivienda, libro de familia, fotocopia del título de familia numerosa (si fuera el caso) y certificado de servicios sociales, que puede servir para reconocer situaciones especiales de riesgo como discapacidad, víctima de violencia de género o de terrorismo.


Si la solicitud de bono social es aceptada, la compañía comercializadora enviará una carta al cliente informando de todas las condiciones.

mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com