21 de agosto de 2019, 18:45:39
OCIO


Los cigarrillos electrónicos ganan terreno como la alternativa saludable al tabaco


Reino Unido se posiciona totalmente a favor y propicia su consumo por la salud de las personas.


En los últimos años ha aparecido una alternativa bastante interesante al tabaco tradicional. El conocimiento de los graves problemas de la nicotina y todos los productos que hay en el interior de los cigarrillos ha propiciado que aparezcan los cigarrillos electrónicos, una nueva propuesta que puedes encontrar en muchas tiendas de cigarrillo electrónico como Smokeon, que cuenta con cada vez más voces a favor.


Para el que todavía no sepa exactamente qué es esta propuesta, vamos a explicarla con detenimiento. El cigarrillo electrónico, al que también se conoce como ecig, es un aparato electrónico que incorpora una pequeña batería en su interior para convertir en vapor una solución líquida.


Dada la forma que tiene, normalmente similar a la de un cigarro o a la de una pipa, no tardó mucho en recibir el nombre por el que se le conoce actualmente. Por lo general, cuenta en su interior con un depósito intercambiable y recargable donde se aloja el líquido que se convierte en vapor, normalmente compuesto por propilenglicol, glicerina vegetal, sabores y aromas y, por último, nicotina en pequeñas dosis.


El consumidor activa la resistencia que hay en el cigarro para que esta evapore el líquido y así pueda fumar como lo haría con un cigarro normal. No obstante, el hecho de contar con nicotina en tan pequeñas cantidades es justo lo que lo ha vuelto tan interesante. De hecho, muchos lugares en los que no está permitido fumar sí contemplan el uso de este cigarro, dado que, en lugar de desprender humo, desprende un vapor que es prácticamente inocuo.


Esta situación ha generado muchos defensores, como también muchos detractores que consideran que es solo un engaño y que sigue siendo igual de dañino. Lo cierto es que cada vez hay más y más personas posicionándose a favor de este producto; de hecho, en Reino Unido se están movilizando para posicionarlo como total sustitutivo del tabaco.


UK a favor del uso del cigarrillo electrónico


“Vapear” en el Reino Unido se ha vuelto algo de lo más normal, sobre todo porque la sanidad del propio país se ha posicionado públicamente a su favor. Tal y como hemos señalado, además de catalogarlo como sustitutivo adecuado, también lo consideran tremendamente útil para dejar de fumar.


No es algo sin fundamento, un estudio reciente demostraba que, en efecto, los fumadores de cigarrillo electrónico tienen un riesgo infinitamente menor de padecer un cáncer que los de cigarros normales. Sus niveles carcinógenos son muchísimo más bajos y, por lo tanto, gozan de una mejor salud.


Este estudio, financiado por la ‘Cancer Research UK’, remataba sus observaciones asegurando que “los cigarrillos electrónicos son menos perjudiciales” y que “su uso a largo plazo es más saludable” que los tradicionales. Son observaciones hechas en un amplio espectro de sujetos y con análisis a muy largo plazo, bien fundamentadas y ostentadas sobre unos datos bastante sólidos.


A raíz de estos datos, fue a finales de 2018 cuando el gobierno del Reino Unido comenzó a movilizar por completo su campaña a favor del también llamado e-cigarrillo. Aunque la OMS sigue pidiendo prudencia antes de realizar una afirmación tan severa como la de este estudio inglés, el país británico arrancó 2019 con una agresiva publicidad que levantó bastantes ampollas.


En ella, destacaba el efecto inocuo del vapor de estos cigarros a través de un ensayo en el que se demostraba cómo era muchísimo menos dañino que el humo del tabaco. El fumador pasivo, figura que siempre se ha visto especialmente perjudicada por la influencia de los fumadores cercanos, no tiene tantos problemas a causa del vapor generado por estos otros cigarros. No daña a los ojos, no causa olores molestos y, lo que es mejor, no afecta a los pulmones.


Es cierto que hay países que siguen moviéndose con cierta cautela en este campo, pero UK no ha dudado en tildar los miedos que hay a su alrededor como algo completamente infundado y sin razones reales.


Sea como fuere, la realidad es que cada vez hay más y más personas apostando por este tipo de cigarrillo. Si bien es cierto que la “fiebre” inicial se ha disipado, los números se mantienen en constante crecimiento y, mientras decrece el número de usuarios que apuestan por el tabaco normal, aumenta el de los que abogan por el e-cigarro.


Es más que probable que la fórmula siga evolucionando hasta dar con una propuesta que sea totalmente inocua y que solo ofrezca sabor al fumador, que en el fondo es lo que más persigue. Las alternativas al tabaco siguen apareciendo con el objetivo de mejorar la salud de las personas, como también para acabar con un producto que nos ha estado haciendo daño durante muchos años, quizá demasiados.

mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com