22 de octubre de 2019, 6:21:09
TRIBUNALES

A puerta cerrada


Arranca el juicio contra el monitor del colegio San Agustín acusado de abusos sexuales

Por Redacción

El tribunal de la sección primera de la Audiencia de Palma ha acordado que comience a puerta cerrada el juicio a un exportero y exmonitor de actividades extraescolares de un colegio de Palma para quien la Fiscalía pide 31 años de prisión, acusado de abusos sexuales, pornografía infantil y trato degradante.


A petición de la Fiscalía y la acusación particular, y dado que las defensas no se han opuesto, el tribunal ha acordado la celebración del juicio a puerta cerrada "por lo menos en lo que se refiere a la declaración del acusado y la exhibición de la pruebas documentales referidas a los menores", con el fin de "preservar su indemnidad", ha explicado el presidente del tribunal, el magistrado Jaime Tártalo.

Al comienzo del juicio en la Audiencia de Palma, la Fiscalía ha pedido que se celebre a puerta cerrada por la edad de los menores, (que tenían entre 11 y 12 años), y por el contenido del material que se visionará en él, "con evidente connotación sexual con menores de edad practicando sexo" y vídeos de pornografía infantil y por considerarlo "indispensable" para garantizar que se preserve la intimidad de los afectados.

El tribunal ha admitido la petición, que ha considerado "razonable", con el fin de preservar la indemnidad de los menores y a la vista de que se van a poner de manifiesto circunstancias que afectan a su dignidad.

"El resto de la prueba, en tanto no haya exhibición documental, ya valoraremos la oportunidad o no de permitir el acceso público al acto del juicio", ha agregado el magistrado.

Por otra parte, el tribunal ha acordado la declaración presencial de los menores en el juicio, porque la prueba fue solicitada así y así se admitió, y por considerar que no hay ninguna circunstancia psicológica u otro tipo de consideración que haga pensar al tribunal que pueda causarles ningún daño a los menores.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, los hechos que se juzgan ocurrieron entre 2015 y 2018, cuando el hombre impartía catequesis y actividades extraescolares a alumnos de sexto de primaria de entre 11 y 12 años, y realizó tocamientos a varios alumnos y grabó a uno de ellos.

Según la Fiscalía, el hombre se aprovechó de su condición de monitor pastoral y de la diferencia de edad para satisfacer su ánimo libidinoso en varios episodios de abusos a cinco menores.

El juicio ha comenzado con casi dos horas de retraso por problemas técnicos con el sistema para visionar las pruebas. El presidente de la sala ha pedido disculpas a las partes y ha expresado "el malestar del tribunal por la situación creada". "Y por las deficiencias de medios con las que tenemos que desarrollar nuestro trabajo diariamente", ha agregado.

En el registro del domicilio del acusado, la policía halló varios discos duros y tarjetas de memoria con fotografías y vídeos de carácter pedófilo.

La Fiscalía pide que sea condenado en total a 31 años de prisión y a indemnizar a los menores con 26.000 euros, con responsabilidad civil directa de la compañía aseguradora del colegio y subsidiaria del centro educativo.

La Fiscalía pide también que sea inhabilitado para cualquier profesión, retribuida o no, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante 34 años, reclama además medidas de libertad vigilada tras el cumplimiento de la pena de prisión, y que el tribunal le prohíba acercarse a los afectados.
mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com