15 de noviembre de 2019, 9:45:49
SANIDAD

También dispone de examen estroboscópico de las cuerdas vocales


Juaneda Hospitals dispone del primer Laboratorio de Voz con valoración informatizada del habla


Juaneda Hospitals ha incorporado a su nuevo Servicio de Otorrinolaringología, dirigido por el Dr Julio Rama, una exclusiva Unidad de la Voz, que lidera la Dra Ana Araújo y que cuenta con un Laboratorio de la Voz ―único en el sector sanitario balear― en el que se pueden diagnosticar con gran precisión las patologías y disfunciones de esta función tan básica.


Como hay que prevenir lo peor, cuando un paciente llega con una afonía o un problema de voz especialmente persistente «nuestra primera y principal preocupación es descartar un cáncer laríngeo», señala la responsable de esta unidad, en la que «cada vez estamos en contacto con más personas que trabajan con la voz».

Así lo explica la doctora Ana Araújo, que añade que «es el caso de niños, profesores y maestros, locutores de radio y cantantes, pacientes que presentan problemas en la voz que vienen ocasionados por muchas y muy diferentes patologías que no son cáncer» poniendo así en valor el trabajo especializado de este laboratorio.

«Con el Laboratorio de Voz ―añade la especialista de Juaneda Hospitals― podemos analizar la calidad de la voz de cada persona y hacerlo no solo con técnicas de imagen, sino con una serie de parámetros que son más objetivos: se hacen análisis acústicos, se detecta el problema y se comparan resultados antes y después del tratamiento».

Esta unidad tiene además por objeto «ofrecer una atención diferente a las personas que trabajan o dependen mucho de su voz y que no se pueden permitir tener una afonía. Por ello es necesario, en un Servicio de Otorrinolaringología como el de Juaneda Hospitals, tener una Laboratorio de Voz y no solo para patología grave».

El paciente ―advierte la doctora Ana Araújo― debería acudir a la consulta del otorrino especializado en voz «cuando presenta una afonía que va en aumento, es decir, que va empeorando progresivamente, que no remite al paso de los días (hasta las dos o tres semanas) incluso si se ha tomado algún medicamento antiinflamatorio».

En la Unidad de la Voz se verá si hay algún problema grave relacionado con el cáncer, como ya se ha dicho, y una vez descartado, se buscarán otras causas de esa disfunción, que pueden ser «la presencia de nódulos, que es lo más común en personas que trabajan con la voz y que por desconocimiento han hecho un mal uso».

A esas personas que han desarrollado un problema «porque no saben trabajar con la voz» se les pone a su disposición a una logopeda que corregirá «lo que se denomina una ‘mala higiene vocal’ y que genera la propensión a desarrollar nódulos en las cuerdas vocales, una patología benigna y muy común», explica la doctora Ana Araújo.

Estos nódulos, según la especialista de Juaneda Hospitals, «afectan a niños en edad pre escolar y a profesionales (profesores, locutores, cantantes) que no han hecho una formación previa en el uso de la voz. El abuso que se produce en esas circunstancias, genera la aparición de nódulos, que son como ‘callos’ en las cuerdas vocales.»

Otra patología muy común que genera problemas de voz «son los pólipos y los quistes que pueden aparecer dentro de las cuerdas vocales». Estos problemas requieren cirugía, mientras que los nódulos en la mayoría de los casos desaparecerán cuando la logopeda instaure unas técnicas de buen eso de la voz en los pacientes.

Sin embargo, añade la doctora, «los quistes y los pólipos sí que normalmente van a requerir una intervención quirúrgica para su eliminación, ya que suelen ser consecuencia de haber sometido a la voz a un esfuerzo muy importante, asociado en ocasiones a reflujos, de modo que no desaparecerán sin una intervención».

«Se trata de una cirugía ambulatoria con una recuperación muy rápida ―matiza la doctora Ana Araújo― que se realiza mediante un láser que permite retirar la lesión. Los pacientes simplemente han de pasar luego unos días sin hablar, con reposo de la voz, y después hacer una sesiones de logopedia para evitar las malas conductas adquiridas.»

Una circunstancia que puede influir en este tipo de patologías es una dieta inadecuada que genere episodios de reflujo y con ello acidez: «El reflujo hace que las cuerdas vocales y la zona de lo que denominamos el ‘marco laríngeo’ sean más vulnerables y sensibles, generando unas ‘defensas’ que pueden derivar en los nódulos o los pólipos.»

El Laboratorio de la Voz, con el que Juaneda Hospitals ha dotado a su nuevo Servicio de Otorrinolaringología, engloba la tecnología y el equipo necesarios «para realizar una valoración global del paciente; en primer lugar mediante unos cuestionarios para ver cómo le afecta la afonía que presenta.»

«Luego ―continúa― con unos programas informáticos analizamos una muestra de su voz, valorando el timbre, la intensidad, el flujo aéreo pulmonar y todo el mecanismo acústico de la voz. El siguiente paso es la introducción en la boca de una cámara que produce una luz estroboscópica.»

Esta técnica con luz estroboscópica permite «ver el movimiento de las cuerdas vocales pero a cámara lenta, observándolas de ese modo como a través de una gran lupa, lo que nos permite detectar lesiones que pasarían desapercibidas cuando se hace un examen en busca de un cáncer en esa zona».

Tras estos pasos para la valoración del paciente, diagnóstico y tratamiento, se hace «un seguimiento, ya que la mayoría de las veces será necesario luego un tratamiento con logopeda o un seguimiento de la cirugía. Por ello, los equipos y posibilidades de este mismo laboratorio vuelven a funcionar en la recuperación».

En esa fase posterior se analizan «unos parámetro no tan objetivo, como es la valoración que hace el paciente a través de una serie de cuestionarios» y también «otros parámetros objetivos a través de esa valoración acústica con el programa informático especializado y la imagen con el sistema de luz estroboscópica».

El Laboratorio de Voz con el sistema de luz estroboscópica, el análisis acústico de la voz por procedimientos informáticos y la logopeda incorporada al equipo son en estos momentos un servicio de Juaneda Hospitals, que aumenta su excelencia por su relación con la fonocirugía (cirugía de las cuerdas vocales).

Esta unidad ofrece a los pacientes no solo la posibilidad de solucionar su patología, sino las revisiones posteriores para detectar hábitos potencialmente nocivos y que puedan generar problemas en el futuro, incluso aunque no se haya producido patología previa, «como en el caso de cantantes que empiezan y fuerzan mal la voz».
mallorcadiario.com.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.mallorcadiario.com