8 de agosto de 2020, 22:25:18
EDITORIAL


Una semana clave para volver a la normalidad



Este martes, el Gobierno tiene previsto aprobar un plan para la salida del estado del alarma. La desescalada, como se ha dado en llamar a esta vuelta a una relativa normalidad, no será por igual en todos los territorios de forma que podrá aplicarse de forma diferente por regiones y hasta por municipios. Dependerá de una serie de parámetros y marcadores que se deberán cumplir y que el Ministerio de Sanidad concreta en el nivel de la capacidad sanitaria del territorio en cuestión para evitar la saturación del sistema sanitario; la vigilancia de la epidemia; la identificación y contención de las fuentes de contagios, y las medidas de protección colectiva.

Son criterios técnicos que no carecen de sentido, pero convendría tener en cuenta, además, lo que muchas comunidades autónomas han reclamado a través de sus presidentes en las últimas reuniones telemáticas con Pedro Sánchez: que se permita un margen de decisión autonómico para regular el desconfinamiento y volver a la normalidad.

Baleares ya remitió a Moncloa, hace unos días, su plan de desconfinamiento. A diferencia de otras comunidades en similares condiciones, el Govern no lo hizo público para no frustrar expectativas si al final Madrid marca otras pautas. Canarias -con índices de la enfermedad parecidos y una situación geográfica y económica comparable, dependiente del turismo y con las mismas urgencias por arrancar una temporada que será difícil- sí avanzó sus planificación con salidas y actividades por horarios, franjas de edad, separando población por fechas pares e impares, regulando el acceso a segundas residencias, apertura de comercios, edificios administrativos... Todo un panel de condiciones para un desconfinamiento gradual sobre el que, al final, decidirá el Gobierno central.

Con un criterio similar al canario, este domingo, Armengol ha reclamado a Sánchez por videoconferencia más autonomía para determinar la letra pequeña de la desescalada. En concreto, pide la posibilidad de que el Govern pueda establecer franjas horarias y zonas para evitar aglomeraciones, una vez que se ha permitido la salida de menores de 14 años a pasear una hora o del resto de la población para hacer deporte a partir del sábado próximo.

Es lógico que el Ministerio marque unas pautas comunes, pero una vez aceptado que el desconfinamiento se hará de forma desigual por territorios, tiene todo el sentido que determinadas decisiones las puedan adoptar los gobiernos autonómicos y los ayuntamientos, incluso. Madrid hará bien si este martes deposita su confianza en el resto de administraciones y acepta un margen de responsabilidad para que decidan aquellos que están más cerca de los ciudadanos.

Noticias de Mallorca.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.mallorcadiario.com