15 de julio de 2020, 9:58:42
OPINIÓN

Opinión mallorcadiario.com


El logo gay de la Guardia Civil

Por Francesca Jaume


¡Vaya por Dios! La Guardia Civil ahora es menos patriota porque ha mostrado, de nuevo, su apoyo a la comunidad LGTBI. Ahora resulta que este cuerpo militar, que tanto vela por nuestra seguridad y que tan damnificado ha salido en la lucha contra el terrorismo, ha traicionado los valores de la España fetén. ¡Vaya felonía la del community manager!

En fin, que no, que no tienen razón de ser las críticas vertidas contra la Guardia Civil por haber puesto como fondo de su foto de perfil de twitter la bandera arcoiris para conmemorar el Día Internacional del Orgullo LGTBI. Ninguna. Todas las objeciones que se han puesto lo único que hacen es esconder una homofobia digna de quien le gustaría que El cuento de la criada fuera realidad.

Entre otras cosas, se ha dicho que, con esta acción, la Guardia Civil había cedido a la imposición de una determinada ideología por parte del Gobierno, como si no hubiera ningún gay en el espectro de la derecha y como si no se hubiera hecho ya en tiempos del PP… Resulta curioso que, quien dice esto, no considera partidista que la benemérita alardee de religiosidad durante la Semana Santa, cuando millones de españoles no creen ni en la madre que los parió, y mucho menos en la muerte y resurrección de Jesucristo. ¿Por qué ser gay es de izquierdas? ¿Por qué poner la bandera arcoiris es ultrajar la bandera de la Guardia Civil? ¿Las personas LGTIB no merecen la consideración de españoles y ser protegidos por la GC?

También se ha alegado que no hay necesidad de realizar ninguna reivindicación a favor del colectivo LGTBI en pleno siglo XXI. Pues bien, la homosexualidad sigue estando duramente penada en muchos paises, en otros tantos no se permite el matrimonio entre congéneros, y en el nuestro todavía sigue habiendo agresiones físicas e insultos a gays, bisexuales y transexuales a diario. De hecho, el reconocimiento de derechos ha empeorado en los últimos años, incluso en Europa. Los derechos civiles de las personas LGTBI han retrocedido. En absoluto es una situación superada.

Pero, por encima de todo, tranquilos, que a nadie se le obliga a ser gay, la única situación de obligación que se ha vivido en la historia es la contraria. Es muy triste que existan personas a quienes les preocupe una de las palabras más bonitas (y que tanto hemos anhelado los últimos meses): ¡Libertad!

Noticias de Mallorca.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.mallorcadiario.com