11 de agosto de 2020, 0:19:51
DEPORTES

"De ocho playoffs ha subido una vez", recuerda el presidente


Vallori e Ingo cargan contra Manix en la despedida del capitán del Atlético Baleares

Por Redacción

Tras 123 partidos defendiendo la camiseta blanquiazul, Guillem Vallori se ha despedido este martes del Atlético Baleares en el transcurso de un emotivo acto, durante el cual el presidente del ATB, Ingo Volckmann, ha hecho entrega al hasta ahora capitán del primer equipo de una camiseta conmemorativa. Vallori, que a sus 38 años pone punto y final a su carrera futbolística, que en una buena parte se ha desarrolado en el fútbol alemán, continuará vinculado al club de la Vía de Cintura como entrenador de fútbol base, concretamente como preparador del Infantil A.


En su despedida, el defensa central del ATB no ha escatimado duras críticas al que ha sido su último entrenador, Manix Mandiola, y ha lamentado no haber tenido la oportunidad de jugar ni un solo minuto en las dos eliminatorias de playoff disputadas en Málaga ante Cartagena y Cornellà, y que se saldaron con la eliminación del equipo palmesano y un nuevo fracaso en el enésimo intento de ascender a Segunda A.

Según Vallori, asumió el rol de suplente que Manix le otorgó después del período de confinamiento y prefirió “no levantar la voz porque no hubiera sido lo correcto. A veces hay que callarse y comerse el orgullo”.

El ya exfutbolista ha desmentido que mantuviera una acalorada discusión, no exenta de algún enfrentamiento físico, con el técnico eibarrés durante la concentración de Málaga. A este respecto, Vallori ha señalado que “hay líneas que jamás rebasaré, porque hay valores que si los enseñas a los niños luego has de predicar con el ejemplo”.

Aún así, el nuevo integrante del organigrama técnico del ATB ha acusado a Manix de “no haber sido empático” con la propiedad del club encabezada por Ingo Volckmann al haber, según Vallori, exigido el cobro de las cantidades económicas que la plantilla y el cuerpo técnico no pudieron percibir a causa de la declaración de ERTE durante el estado de alarma. Guillem Vallori ha revelado también la existencia de “provocaciones” por parte del equipo técnico comandado por Manix Mandiola.

VOLCKMANN: "MANIX ES UN CABEZÓN, PERO YO LO SOY MÁS"

Por su parte, el presidente y propietario de la entidad, Ingo Volckmann, ha calificado a Vallori de “hombre bueno que trabaja duro” y le ha agradecido su implicación en el proyecto blanquiazul. Sobre la frustración de no lograr el ascenso, el empresario alemán ha reconocido sentirse “cabreado, tocado y flojo” y ha revelado que no destituyó en su momento a Manix “porque siempre había hecho un buen trabajo, y, fuera o no mi amigo, solo me importaba subir”.

Sin embargo, según Volkcmann, la actuación del entrenador vasco en el playoff le decepcionó, especialmente por su decisión de retirar del once inicial del segundo partido al lateral José Peris, que, en palabras del propietario, “había hecho un gran partido ante el Cartagena”. Otras decisiones que tampoco fueron de su agrado tuvieron que ver con la elección de los lanzadores de los penaltis ante el equipo albinegro. El presidente considera que Manix eligió para chutar las faltas máximas a jugadores muy cansados, como Samuel y Jorge Ortiz, que, según ha indicado, “casi no podía caminar”.

Volckmann ha recordado también el historial de escasos aciertos del técnico de Eibar en las fases de playoff: “De ocho finales, solo ha subido una vez. Son números que explican la realidad”. Finalmente, ha descrito a Manix como un “cabezón”, si bien ha resaltado que él le supera en esta faceta y que esta próxima temporada volverá a intentar que el sueño del ascenso blanquiazul se haga realidad.

Noticias de Mallorca.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.mallorcadiario.com