1 de diciembre de 2020, 12:48:08
SOCIEDAD

Hasta finales de septiembre


Arranca la media veda para codornices, tórtolas y palomas

Por Redacción

La media veda comenzará este fin de semana en prácticamente toda España y se extenderá hasta finales de septiembre, un periodo en el que los cerca de 800.000 cazadores con licencias de caza pueden abatir principalmente especies como codornices, tórtolas, palomas torcaces y bravías.


La temporada llega con los cazadores y ONG ambientales enfrentados, pues los primeros aseguran que ejercen la caza de manera "responsable" en la que se tiene en cuenta la población de cada especie, de modo que, por ejemplo la tórtola no se podrá cazar hasta el 22 de agosto, mientras que las organizaciones ambientales y en particular la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) exige el fin de la actividad cinegética ya que asegura que las poblaciones de tórtola han disminuido en un 32 por ciento y la codorniz común, en un 61 por ciento.

Así, SEO/BirdLife recuerda que según la vigente Ley de Patrimonio Natural y la Biodiversidad, no se debe autorizar el aprovechamiento cinegético de especies que presenten un estado de conservación desfavorable o de las que se desconocen sus niveles poblacionales.

El responsable de investigación de Fundación Artemisan, Carlos Sánchez, ha explicado a Europa Press que la media veda de este año tiene buenas expectativas, y con la paloma torcaz y bravía como "estrella" ya que su población está en aumento --incluso en las ciudades-- y en buen estado de conservación, al contrario que la tórtola y la codorniz que, según admite no tienen un estado de conservación "tan favorable".

En cuanto a la codorniz, explica que sus poblaciones fluctúan mucho de año en año y que este 2020 se suman factores como las abundantes lluvias en primavera que darán lugar a buenas cosechas, por lo que espera que sea "un buen año". Respecto a la tórtola, ha dicho que está "en declive" y con muchas zonas con su población en regresión pero asegura en la mitad sur de la Península hay "buenas poblaciones".

En este contexto, ha explicado que Fundación Artemisan y la Real Federación Española de Caza (RFEC) están desarrollando el 'Observatorio cinegético', cuyo objetivo es contabilizar las poblaciones codornices y tórtolas en los cotos para, en función de los datos que se obtengan, tomar decisiones sobre su caza o no.

"Más de 200 cazadores han realizado ya recuentos en primavera que apuntan a lugares con buenas poblaciones de tórtolas y codornices", ha asegurado Sánchez que añade, que sin embargo, las tormentas de los últimos días obligan a los animales a desplazarse.

Respecto al "conflicto" con los datos entre cazadores y SEO/BirdLife ha dicho que Fundación Artemisan quiere realizar un censo nacional a través de cazadores y voluntarios para llegar a los sitios a los que asegura que la ONG "no ha llegado" por falta de voluntarios y los cazadores, precisamente aspiran a cubrir estos espacios y completar los datos.

"La tórtola está en regresión y en muchos espacios ha desaparecido, pero en un país tan biodiverso no se puede pedir el fin de la caza en todo el país sin ofrecer nada a cambio porque se perjudicaría muy seriamente a territorios como Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía que sí hacen un esfuerzo grande en cuidar su hábitat y cazarlas con cabeza y cupos muy restrictivos", considera.

El representante de Fundación Artemisan afirma que llevan tres años promoviendo una caza más sostenible y restrictiva de la tórtola, de modo que, por ejemplo no se permite su caza en algunas comunidades autónomas y en otras se ha reducido el número de días de caza de la especie en un 80 por ciento. "En todas las comunidades donde está permitida su caza se han reducido el número de días y horas en los que esta permitido la caza", ha añadido.

MISMA PREOCUPACIÓN, VISIONES OPUESTAS

"A veces tenemos conflicto con SEO/Birdlife porque si se prohíbe la caza de esta especie --la tórtola-- quienes invierten dinero en cuidarlas pueden perder y sería peor el remedio que la enfermedad", ha advertido.

Respecto al ave del año, la codorniz, ha mostrado la preocupación del sector y expone que la Fundación Artemisan tiene en marcha el proyecto 'Coturnix', para favorecer su conservación y coincide a este respecto con los criterios de SEO/Birdlife sobre las amenazas que suponen para la especie la agricultura intensiva, los cambios de hábitat y técnicas agrícolas.

Sin embargo, niega que su caza sea una amenaza para el Ave del Año 2020 de acuerdo con la literatura científica, pues afirma que "evidentemente" su caza es una causa de mortalidad pero no de las grandes fluctuaciones de población.

De hecho, defiende que el sector es muy autocrítico por lo que tanto desde la fundación como de las distintas federaciones de caza se promueve el proyecto 'Coturnix' para la conservación de la codorniz y el proyecto 'Pirte' para la tórtola.

"Queremos y debemos mejorar pero no estamos de acuerdo con que se eche la culpa de todo a la caza", ha expresado Sánchez que pide respeto a una actividad que permite gestionar poblaciones y que contribuye a monitorizar distintas especies.

Por ello, acusa a SEO/BirdLife de tener la estrategia "clara" de prohibir la caza, algo que considera que depende de los cotos, en su mayoría privados, y que pueden tomar la decisión de no cazar una especie en concreto. "En los últimos años, con la tórtola, muchos cotos han optado por no cazarla para favorecer su recuperación", asegura.

En la actualidad, la tórtola tiene vetada su caza en varias comunidades autónomas como Asturias, Galicia, País Vasco, Cantabria, La Rioja, Álava, Canarias, Comunidad Valenciana y Menorca.

En definitiva, afirma que los cazadores son los primeros que son conscientes de los problemas que afectan a estas especies, pero añade que no se puede prohibir su caza sin ninguna alternativa y confía en que esta será una buena campaña tras una primavera "espectacular". "Hay que reducir y gestionar mejor la caza, pero no prohibirla", ha concluido.

Por su parte, para SEO/BirdLife lograr el buen estado tanto de estas especies como de los ecosistemas en su conjunto, es necesario que las administraciones tengan en cuenta los datos científicos para reducir la presión cinegética sobre las especies y propone mejorar la gestión de ecosistemas agrarios con medidas como el respeto a linderos, setos y mosaicos; limitar el uso de herbicidas e insecticidas, crear perímetros sin tratamiento y tener en cuenta la reforma de la PAC.

También insta a mejorar gestión de las masas arbóreas y del arbolado disperso de las zonas cercanas a entornos agrícolas que son "fundamentales" para la nidificación de la tórtola europea y pide más estudios sobre el ciclo reproductor de esta especie.

Otra de sus recomendaciones es establecer moratorias temporales o prohibiciones especiales por razones de origen biológico; seguimiento de poblaciones a nivel nacional y autonómico, coordinación con otros países, con censos y estudios de productividad.

El responsable del Programa de Conservación de Especies Amenazadas de SEO/BirdLife, Nicolás López, ha lamentado que "otro año más" se autoriza esta práctica en una época "delicada" para estas especies que, además, sufren una grave pérdida de hábitats y un declive alarmante.

"Y no sólo eso, ya que otras especies que no son consideradas cinegéticas, pueden verse afectadas por las molestias de la media veda durante el final de su época reproductora, como avutardas, sisones y otras aves de ambientes agroesteparios. Además en años especialmente secos como este o con una climatología adversa, las especies son más vulnerables, especialmente si tenemos en cuenta que el cereal se ha recogido antes y quedan menos lugares donde criar o refugiarse", ha concluido.

Noticias de Mallorca.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.mallorcadiario.com