www.mallorcadiario.com

Castro o Thomàs: ¿Quién perderá antes los papeles?

martes 15 de noviembre de 2011, 12:30h
La consellera de Salut, Carmen Castro, y el exconseller y actual portavoz socialista, Vicenç Thomàs, han entrado en una espiral dialéctica que ha provocado tal aumento de crispación en la Cámara, que no sólo algunos vaticinan que un día, más cercano que lejano, alguien perderá los papeles, sino que ya se hacen apuestas sobre quién será. Y si yo tuviera que apostar lo haría por Castro, porque Thomàs es demasiado maquiavélico y retorcido como para perderlos. Se le da muy bien lo de llevar a su oponente hasta el límite y una vez allí dar el último impulso y dejar que pierda los estribos para después arremeter contra él, por eso, le doy un consejo gratis a los asesores de la consellera: que la preparen para la que se avecina, que le enseñen como relajarse y le den unas cuantas lecciones de lengua viperina, eso sí, muy medida, para evitar que Thomàs la lleve a su terreno. Los que vivimos esta situación desde fuera no podemos por menos de admirarnos como el exconseller es capaz, sin mover un músculo, de decir lo que dice, porque, si echamos un pequeño vistazo a las hemerotecas vemos como ni siquiera es necesario aludir a la “montañita” para dejar sin argumentos al portavoz. Recuerden ustedes que el Govern del Pacte, aprobó unos presupuestos para 2010, que fueron denominados como el “manerazo”, en clara alusión al conseller de Economía, Carles Manera, en los que, en el caso concreto de la sanidad, se redujeron en 100 millones de euros respecto a 2009, casi un 7 por ciento. Sin embargo, poco después, se tuvieron que añadir 180 millones, la mayoría destinados a pagar a los proveedores, porque, al parecer, la deuda ya era insostenible, de forma que el endeudamiento dela Conselleria se incrementó, gastándose lo que no tenía y dejándonos el sistema sanitario público como un erial; es decir, que sus presupuestos fueron irreales e increibles, tanto que tuvieron que ser modificados por otras vías y no por las parlamentarias, después de defender contra viento y marea la tan necesaria austeridad. La “montañita” es sólo la punta del iceberg y las cuentas reales de Son Espases siguen sin ver la luz, cuando los datos reales son lo único que puede hacer que el exconseller asuma su responsabilidad por dejar la sanidad en la ruina.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
9 comentarios
Compartir en Meneame