www.mallorcadiario.com

Condiciones laborales abusivas

domingo 25 de agosto de 2013, 09:11h
Moritz Erhardt, un joven becario alemán de Bank of America Merrill Lynch, falleció en Londres tras trabajar 72 horas seguidas. Este caso, sin duda extremo y no generalizable,ha puesto de manifiesto algo que ya se sabía y se acepta como una consecuencia más de la crisis económica: la desaparición práctica de los derechos laborales en pos de la productividad. En pocos años los derechos laborales conseguidos durante décadas se han visto reducidos y los abusos proliferan. Es cierto que en España había un problema de competitividad con respecto al resto de países de la Unión Europea, sin embargo esto parece haberse combatido con una reducción de salarios –tanto en el sector público como en el privado–, con la cuestionada reforma laboral puesta en marcha por el Ejecutivo de Mariano Rajoy que facilita el despido por causas económicas y con la reducción de los derechos laborales.

En Baleares los sindicatos denuncian que hay mayor precariedad, que muchos trabajadores hacen jornadas laborales muy superiores a las horas estipuladas en su contrato sin contraprestación extra –especialmente aquellos que tienen contratos de media jornada– y que prolifera la figura de los falsos autónomos que explicaría el incremento exponencial en el número de esta clase de cotizantes. No en vano, Baleares ha registrado el mayor aumento de trabajadores autónomos menores de 30 años en el segundo trimestre de 2013, con un incremento del 19,5% con respecto al periodo anterior. El régimen de autónomos se incrementa mes a mes y con respecto al año pasado se observa un crecimiento del 1,70%, según datos de la Conselleria d’Economia i Competitivitat.

Se argumentará que este incremento es fruto de las medidas impulsadas por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, pero no se pueden obviar las denuncias de los sindicatos y tampoco la multiplicación de abusos por parte de empresarios que no merecen ser llamados así. En nuestra Comunidad Autónoma han surgido casos donde la intervención de la Inspección de Trabajo y de las Fuerzas de Seguridad han llegado a los medios de comunicación al producirse detenciones de empresarios por delitos contra los trabajadores. Las amenazas con el despido a empleados que no se someten a la arbitrariedad y el abuso del empleador son muy comunes. Hay denuncias de trabajadores sin contrato, con jornadas superiores a la estipulada, sin vacaciones o sin cobrar el salario. De hecho, cada vez es más común ver manifestaciones de trabajadores exigiendo cobrar salarios que se les adeudan. El caso más paradigmático es el de la Orquesta Sinfónica de Balears, obligada a hacer huelga para conseguir cobrar sus nóminas. Incluso el Govern y el Consell de Mallorca han recibido duros varapalos judiciales por despedir a trabajadores públicos sin indemnización.

Hay que combatir la crisis y mejorar la competitividad de nuestros negocios y empresas. Los trabajadores deben aceptar mayores cuotas de flexibilidad, pero los empresarios no pueden triturar los derechos laborales de los empleados. La respuesta ante tales abusos y excesos debe ser contundente por parte de las autoridades. Hay todavía en Baleares más de 69.000 parados y muchos de quienes tienen un puesto de trabajo, temen perderlo y están dispuestos a aceptar calladamente abusos que contravienen la legislación laboral y que no pueden ser tolerados. Cuando el propio presidente de la CEOE Joan Rosell considera que hay que quitar privilegios a los trabajadores indefinidos, lo que es tanto como asimilarlos a trabajadores privilegiados, algo está fallando estrepitosamente. No se puede subordinar los derechos laborales a la empleabilidad, los mercados y la competencia.
Compartir en Meneame