www.mallorcadiario.com

Celeridad en la sentencia sobre la incompatibilidad de Bauzá

domingo 20 de octubre de 2013, 07:43h
Continua adelante en el Tribunal Superior de Justicia el contencioso presentado por los partidos de la izquierda en contra del presidente Bauzá al considerar que su cargo es incompatible con la titularidad de su farmacia en Marratxí Ya hace cerca de un año que la oposición apeló a los tribunales por este hecho y todo indica que falta por lo menos otro antes de que haya sentencia por parte de la sala contencioso-administrativa. Eso si el procedimiento avanza con celeridad. También podría darse el caso de que se llegase a las próximas elecciones autonómicas de la primavera del 2015 sin que se haya producido la sentencia. Teniendo en cuenta otros antecedentes de resolución de expedientes contenciosos en el TSJIB, no seria nada extraño que la demora se prolongase durante varios años.

De esta forma, podría darse el caso que los electores tuvieran que ir a votar dentro de dieciocho meses sin saber si el candidato del principal partido que concurrirá a los comicios es o no compatible con su cargo. Es demasiada incertidumbre y demasiada tensión añadida a la responsabilidad que asume todo ciudadano a la hora de ir a votar. Es bueno para la democracia que los votos se emitan desde la claridad y no desde la sombra de la duda. Una cosa es una demanda interpuesta en el último minuto, con fines electoralistas y otra muy diferente un contencioso que en mayo de 2015, de no haberse resuelto, ya llevará dos años y medio en el juzgado.

En consecuencia, sería necesario pedirle una cierta celeridad al TSJIB. Es importante que la decisión se sepa lo antes posible por el bien de todas las partes implicadas, sobre todo con tiempo por parte del PP para tomar las decisiones que considerase pertinentes si Bauzá fuese declarado incompatible en primera instancia. O para exigir responsabilidades políticas a la izquierda caso que fuese considerado compatible. Con tiempo, pase lo que pase, para que la ciudadanía pueda reflexionar con serenidad sobre su intención de voto.

Eternizar una decisión de esta importancia no es bueno para nadie.
Compartir en Meneame