www.mallorcadiario.com

Cañellas, valedor del regionalismo

jueves 26 de diciembre de 2013, 02:49h
La tradicional fiesta del PP celebrada este sábado, con la presencia de numerosos representantes de la Part Forana, tuvo una sorpresa: el hábil y sutil discurso pronunciado por Gabriel Cañellas, que hizo un elogio de las políticas regionalistas que él desarrolló y que tan buenos resultados dio a su formación durante lustros.

Cañellas fue el artífice del consenso lingüístico en el Archipiélago y fue capaz de construir una fuerza política de enorme implantación a partir de la tolerancia y de que todos los que quisieran tuvieran cabida en sus filas. El expresidente creó un estilo populista, muy apegado a la gente llana, que le permitió permanecer en el poder durante doce años en unos tiempos políticamente inciertos porque el proceso autonómico estaba en la etapa de construcción.

La caída de Cañellas, a causa del escándalo del túnel de Sóller, consecuencia a su vez de la crisis económica de 1992-94, no puedo evitar que su obra permaneciese indeleble en la formación conservadora y en el recuerdo del conjunto de los baleares.

El regionalismo, que jamás comprendió José María Aznar, que fue quien  forzó la dimisión de Cañellas cuando estaba inmerso en la recta final de su viaje hacia la Moncloa, se ha convertido en un referente de primera magnitud. Antiguos cañellistas, comenzando por Jaume Font, están tratando de recoger aquel espíritu y llevárselo al PI,  ahora que el PP de Bauzá se ha metido en un berenjenal innecesario por la cuestión lingüística y educativa.

El discurso de Cañellas no fue la típica perorata del abuelete que cuenta historietas del pasado en época navideña. Todo lo contrario. Fue un análisis dirigido a los actuales gobernantes para que miren hacia el futuro. Al fin y al cabo, es el electorado el que acaba determinando las correlaciones de fuerzas, y Cañellas ve que una política demasiado escorada a la derecha en materia lingüística y educativa puede hacer perder la mayoría absoluta al PP y forzarle a pactar con los regionalistas de nuevo cuño. De ahí la petición del veterano político a los actuales dirigentes para que escuchen  a sus bases. De ahí que el expresidente, aunque no lo diga explícitamente, desee un giro hacia el regionalismo y el centrismo, único camino lógico para que el PP mantenga la mayoría absoluta.

Además, enfrentamientos como el producido entre el vicepresidente Antonio Gómez y el alcalde de Manacor, Antoni Pastor, en el Parlament, contribuyen a aportar la sensación de que el PP no sólo está abandonando el gran espacio político del centro regionalista, sino que, encima, destruye los puentes de entendimiento con los que están reocupando este espacio.

La advertencia de Cañellas es clara y va a favor de los vientos del futuro. Cabe esperar que la actual cúpula de este partido haya entendido este mensaje claro, experto y cargado de pragmatismo.

 
Compartir en Meneame