www.mallorcadiario.com

Creada una web para confesar y expiar los pecados de la dieta

jueves 24 de abril de 2014, 10:45h
confesor-dietas

Picar entre horas, comer alimentos no incluidos en la dieta, o cometer excesos los fines de semana son actos que no sólo nos impiden llevar a cabo la operación bikini, sino que además suelen despertar una voz interior de culpabilidad. Después de lamentarnos con la familia, los compañeros de trabajo y los amigos porque los pantalones cortos no nos caben o el bañador se nos ha quedado pequeño, ¿a quién podemos acudir para expiar nuestros pecados? Sbelta Plus (www.sbelta-plus.es), especializada en la comercialización de suplementos nutricionales naturales, ha creado el primer confesionario online para gente que se salta la dieta.

Este confesionario online es el lugar idóneo para todos aquellos que practican la gula como deporte habitual. Un espacio en el que confesar sus pecados, encontrar redención, recibir penitencia y solicitar consejo a un asesor nutricional, que enviará a los pecadores arrepentidos una dieta personalizada para evitar que vuelvan a pecar y mantengan la línea.

¿Cómo confesarse?

El pecador entra en la web del confesor online (http://confesoronline.com/), escribe el pecado en el formulario y recibe un mail con la penitencia. Acto seguido, el usuario accede a una página en la que encuentra la descripción de la penitencia que debe realizar. Junto con el castigo, recibe también el certificado de perdón y la posibilidad de realizar una consulta a la asesora nutricional de Sbelta Plus. De este modo, el pecador obtiene una dieta personalizada que le ayudará a redimirse de sus pecados y mantenerse en forma de manera sana y equilibrada.

Los 10 caminos de redención

Entre las penitencias impuestas por el confesionario online de Sbelta Plus se encuentran, por ejemplo, separar por colores una montaña de lacasitos equivalente al peso; rellenar los agujeros de 88 donuts sin poder comérselos; penar dos días llevando un disfraz de jamón serrano; subir 256 escalones caminando al revés sin lanzar una palabra impía; contar la cantidad de pelos de una barba hipster; hacer un caldo con las patas de 353 crustáceos y beberlo como purificación; hacer 83 sentadillas en ropa interior, al lado de la ventana y cuando mire el vecino mirón; hacer una coreografía de Locomía sustituyendo los abanicos por vasos de sangría; y peinar los rizos de un caniche hasta que su pelo canino parezca tener un alisado japonés.

Evangelización de los contactos

Para compartir la penitencia y la experiencia de redención, el confesionario online permite también evangelizar a los contactos que los pecadores tengan en Facebook y Twitter a través de mensajes que les animarán a seguir la dieta y les alejarán del camino del pecado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios