www.mallorcadiario.com

El acusado de pederastia reconoce los hechos y acepta 33 años de prisión

Por EFE
lunes 02 de marzo de 2015, 12:20h
acusado-pederastia

Michael Pierre P., un hombre acusado de abusos, exhibicionismo y pornografía infantil por comercializar fotografías y vídeos que hizo a dos hermanas menores de edad que residían en Llucmajor, ha aceptado hoy en el juicio una condena de 33 años de prisión e indemnizar a cada niña con 15.000 euros.

Los padres de las dos niñas afectadas han admitido que sabían que el hombre les hacía fotografías en ropa interior y en biquini a sus dos hijas menores, pero han negado conocer que eran de contenido pornográfico. Se han conformado con una pena de 2 años de cárcel cada uno y con la retirada absoluta de la patria potestad de las menores, que están bajo la tutela del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS).

El hombre ha confesado haber hecho miles de fotografías y decenas de vídeos pornográficos a las dos hermanas desde que las niñas tenían 9 y 11 años, entre la primavera de 2012 y septiembre de 2013, y haberlas vendido a varios hombres en distintos países por internet, así como haberse hecho también fotos con las dos niñas, haber abusado de ellas y de un tercer menor.

La admisión de los hechos ha supuesto que la Fiscalía haya modificado su escrito de acusación, de forma que ha rebajado la pena que pedía inicialmente para el principal acusado de 55 a 33 años de cárcel.

En concreto se enfrenta a una petición de 8 años de cárcel por corrupción de menores, 4 años por cada uno de los seis delitos de abuso sexual y 1 año por exhibicionismo. La Fiscalía pide además que se le prohíba acercarse a las menores, que sea sometido a libertad vigilada durante otros 10 años después de la condena de prisión y obligado a participar en programas de educación sexual.

Aunque se le aplica la agravante de reincidencia porque ya fue condenado por corrupción de menores, la fiscal ha tenido en cuenta la atenuante de reparación del daño porque el hombre ha consignado 6.000 euros para compensar los perjuicios ocasionados a las niñas, así como la de colaboración para esclarecer los hechos, ya que desde un principio confesó "sin ambages" lo ocurrido y entregó el material pornográfico.

Para los padres, la petición de condena se rebaja de 18 a 2 años de prisión. Además se enfrentan a 5 años de alejamiento y libertad vigilada, plazo que terminaría cuando una de ellas tenga 18 años y la otra 20.

La fiscal cree que parte de las imágenes se obtuvieron con el consentimiento y anuencia de los padres, que recibieron a cambio una remuneración económica, pero que ignoraban que se grabaron escenas de carácter pornográfico porque no las vieron.

Entre sollozos, la madre ha relatado ante el tribunal que ni el acusado de grabar las imágenes ni sus hijas les contaron nunca que los reportajes fueran pornográficos y ha detallado que el hombre amenazaba a las niñas para que no les contaran nada a sus padres.

Ante el reconocimiento de los delitos tanto por parte del principal acusado como de los padres, los tres de nacionalidad alemana, el tribunal de la sección primera de la Audiencia de Palma ha renunciado a continuar con la celebración del juicio, después de que los tres encausados hayan prestado declaración. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Los hechos se descubrieron a raíz de una investigación del grupo segundo de Protección al menor de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de la Policía Judicial de Madrid, que identificó un taller mecánico situado en el polígono de son Oms de Palma como el lugar donde se habían realizado 83 fotografías pedófilas a una niña de unos 12 años.

Detectaron que uno de los empleados del taller, el principal acusado, tenía varias fotos de esa misma niña en su perfil de la red social Facebook y también de su hermana pequeña.

Al investigarlo averiguaron que había subido "gran cantidad de material pornográfico infantil de las menores" a una web frecuentada por pedófilos.

Hallaron hasta 23.461 fotografías y 59 vídeos porno realizados en el taller, en otro local comercial, en varias playas de Mallorca y en el propio domicilio del principal acusado, en el municipio de Alaró.

Entre sus clientes, la policía ha identificado a un holandés, dos alemanes, un estadounidense y un canadiense.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios
Compartir en Meneame