www.mallorcadiario.com

Otra huelga inútil

sábado 09 de mayo de 2015, 08:58h
La Assemblea de Docents ha hecho un llamamiento a los profesores de Mallorca y también al del resto de las islas, para que secunden una huelga el 19 de mayo próximo, tan solo 5 días antes de las elecciones municipales y autonómicas. Se trata de un intento de boicotear las pruebas de evaluación previstas en la Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) para los alumnos de 3º de primaria. Los docentes utilizan el recurso a la huelga para evitar cumplir la Ley y no dudan en acusar al Govern de intransigente y denuncian su falta de voluntad negociadora.

 Por su parte, la Federació d'Associacions de Pares i Mares d'Alumnes (FAPA), pese a mostrarse partidaria de la evaluación del sistema educativo para mejorarlo, se ha manifestado en contra de estas pruebas al considerarlas inadecuadas y que no benefician a los alumnos ni mejoran el sistema.

La consellera de Educación, Cultura y Universidades, Núria Riera, pese a expresar su respeto por la eventual huelga, ha criticado la medida ya que no es lo más beneficioso para el alumnado.

 Lo cierto es que los docentes utilizan un derecho fundamental que se configura como el elemento más poderoso de la negociación colectiva, la huelga, para impedir la realización de unas pruebas previstas en la Ley. Se puede estar de acuerdo o no con la LOMCE y de hecho se trata de una norma legal recurrida ante el Tribunal Constitucional por varias comunidades autónomas. Pero recurrir a la huelga para evitar cumplir con las normas jurídicas legítimamente aprobadas es un abuso de derecho.

Algunos colectivos parecen haber confundido la naturaleza de la huelga. También los futbolistas amenazan con una huelga indefinida pocos días antes de las elecciones, confiados en que ante la proximidad de la cita electoral, el Gobierno de Rajoy se doblegará a sus exigencias. Configuran así la huelga como una suerte de chantaje que se lanza a conveniencia, con la convicción de que la debilidad del Ejecutivo les permitirá obligarle a rectificar. El caso de los docentes de Mallorca es aún peor, porque utilizan la huelga para evitar cumplir la Ley, lo que es intolerable cuando hablamos de trabajadores públicos y evidencia lo torticero de la maniobra que, además, no beneficia a nadie y perjudica a los alumnos.
Compartir en Meneame