www.mallorcadiario.com

No es hora de echar pulsos a Génova

jueves 12 de noviembre de 2015, 00:40h
Como era de prever, la exclusión de Álvaro Gijón de la lista electoral –donde debía ocupar el 4º puesto tras perder frente a Mateo Isern, que será el cabeza de lista– por parte del Comité Electoral Nacional, ha levantado ampollas entre los actuales dirigentes del Partido Popular de Balears y aún más entre la Junta Local de Palma, de la que Gijón es secretario general. José María Rodríguez, presidente del PP de Palma, se apresuró a convocar a los suyos con carácter urgente para ofrecer explicaciones sobre el veto de Génova y les informó de su intención de pedir explicaciones a los órganos nacionales del partido. El PP de Palma y también el PP a nivel regional se sienten ofendidos por la dirección nacional y por ello se ha convocado una reunión extraordinaria del comité de dirección del PP balear para exigir a Génova que acepte la lista probada desde Balears, lo cual se antoja un tanto difícil.

Ciertamente la decisión del Comité Electoral Nacional no se entiende y cuando solo faltan 5 semanas y media para las elecciones generales, el Partido Popular de Balears se encuentra profundamente dividido –no faltan los que acusan a Isern de estar detrás del veto a Gijón– y manteniendo un pulso con la dirección nacional, a quien exigen una rectificación. Sin embargo, los nombres y las cuotas de poder de las diferentes facciones no debieran hacerles perder de vista la inminencia de la confrontación electoral que resulta de extrema importancia para el PP y para su presidente, Mariano Rajoy. No es hora de echar pulsos ni de divisiones, porque las cuitas internas acaban despistando del objetivo que debiera unir a los populares y ahonda en la mala imagen que el partido ha proyectado a la ciudadanía desde las últimas elecciones autonómicas. Convendría que aparcasen todos sus diferencias y que se pongan a trabajar para lograr la confianza de la mayoría de ciudadanos, si es que quieren que Rajoy siga 4 años más en La Moncloa. Esa debería ser la meta para los populares, no los escaños de Isern o Gijón, que realmente carecen de importancia.
Compartir en Meneame