www.mallorcadiario.com

El horror sin lí­mites en nuestra casa

jueves 02 de diciembre de 2010, 09:05h
¿Se acuerdan ustedes del espanto de aquel 'monstruo' de Amstetten, en Austria? ¿Y del horror de aquella chica vienesa que estuvo secuestrada desde los ocho años hasta que escapó diez años después? ¿Y de una familia de California que habí­a secuestrado a una niña durante casi una década? ¿Y de esos asesinos crueles e inhumanos que cada dos por tres vemos en los telediarios, de paí­ses lejanos que no sabemos cómo pueden existir? Pues ahora nos ha tocado en Menorca, en casa, una vecina de aquí­. Una chica de unos 30 y pocos años mató a su hijo de diez con sus propias manos. Un hijo resultado de un matrimonio roto pero que la sospechosa habí­a dejado en su Galicia natal al venir a las Islas. Los abuelos, cansados de soportar al niño, se lo mandan a Menorca. Del padre, ni se sabe. Ella, en Menorca, al recibir al pequeño, lo encierra y lo tiene diez dí­as haciéndolo pasar por su sobrino. Un hijo como obstáculo para vivir. Finalmente, lo mata y se deshace del niño. ¿Cómo hemos podido crear una sociedad que permita o que alimente o que estimule o que deje resquicios a una barbaridad de estas dimensiones? ¿Qué valores hemos inculcado a esta chica para que desprecie a su hijo, a su propio hijo? ¿Cómo un niño puede haberse convertido en el obstáculo de esta joven para poder vivir feliz? ¿Dónde está el padre, tan culpable de esto como la propia chica? Naturalmente, es muy fácil hablar, afirmar, sentenciar. Y más cuando no se conocen los detalles. Pero, más de un horror de este tipo deberí­a conducirnos a pensar qué modelo de sociedad estamos defendiendo, en el que el hijo puede ser una molestia. ¿Cómo se ha llegado a esto? ¿No hay una relación entre esta necesidad de libertad para hacer lo que yo, yo y yo quiero y algunas otras conductas como la violencia de género? Cuanto más veo las conductas humanas, más complejo me parece todo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios