www.mallorcadiario.com

Peligro: la credibilidad de la democracia está en entredicho

martes 14 de diciembre de 2010, 09:45h
La semana pasada se hicieron públicos, casi al mismo tiempo, un estudio demográfico del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), entidad dependiente del Gobierno; un informe de la organización Transparencia Internacional y un trabajo de la Oficina Antifraude de Cataluña lo cuales, cada uno por separado, detecta entre los ciudadanos un descrédito importante de la clase política española. En los tres trabajos se comprueba una sospecha creciente de corrupción de los políticos españoles, mientras que, por añadidura, en el informe de CIS se apunta a que el porcentaje que empieza a dudar de que la democracia pueda resolver los problemas de los ciudadanos crece de forma preocupante. El estudio del CIS de ámbito nacional señala que, en una escala de 1 a 5, en la que 1 es poco corrupto y 5 muy corrupto, los ciudadanos dan un 4.4 a los partidos políticos. Le sigue el Gobierno. Mientras que los militares aparecen en el otro extremo de la escala. Hace ya varios años que España está hundiéndose en una crisis cuyas características son bastante conocidas porque se trata de una situación ya vista en el pasado: problemas que no se resuelven, como la financiación de los partidos políticos, la acumulación de poder en las autonomías; disfunciones que se acumulan; corrupción que no se corta sino que se convierte en moneda de cambio para presionar; crisis económica, etcétera. Este proceso de degradación en lugar de generar un movimiento que resuelva los problemas, nos conduce a unas polémicas estériles que sólo echan más leña al fuego y así sucesivamente, en una espiral muy problemática. Este es el caldo de cultivo en el que pueden prender fácilmente posturas no democráticas, que se basen en la fuerza como vehículo para resolver los conflictos. España conoce lo que todo esto supone, pese a lo cual no parecemos dispuestos a asumir nuestros retos seriamente; pese a lo que no hay indicios de que vayamos a arreglar el caos en el que nos estamos hundiendo. Es hora de emprender una regeneración, antes de que alguien sustituya estas carencias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios