www.mallorcadiario.com

Los médicos de Urgencias aparcan dos semanas las protestas en Son Espases

jueves 06 de enero de 2011, 21:03h
Los médicos del Servicio de Urgencias de Son Espases, tanto pediátricas como de adultos, han decidido aparcar por dos semanas las concentraciones, a la espera de que la gerencia del hospital solucione, al menos, los problemas más inmediatos, entre los que se encuentran los relativos a la megafonía, la UCI y los quirófanos. De hecho, esta mañana, entre las 9 y las 9.15 se ha llevado a cabo la que, por ahora, ha sido la última movilización de los facultativos, que decidieron la pasada semana, y de motu propio, concentrarse cada día antes las puertas del centro para denunciar las condiciones en las que están trabajando, como consecuencia de las deficiencias existentes. La situación, en opinión de los médicos, no ha variado, si bien, la reunión entre los responsables del Sindicato Médico de Baleares, y el gerente de Son Espases, Luis Carretero, ha calmado los ánimos, por lo que se ha decidido dar este mes de plazo para que se adopten las soluciones pertinentes. No obstante, lo cierto es que los profesionales siguen denunciando la situación en la que trabajan, provocada por un traslado “que ha sido mal gestionado y ha complicado más de lo debido la situación”. LEY MORDAZA Este hecho, agravado por lo que algunos denominan ya la “ley mordaza” de la Conselleria de Salut, tras la carta dirigida a los profesionales por Carretero, a modo de felicitación navideña y de la que se hace El Mundo, en la que no sólo culpa a la prensa de todos los males sino que, además, pide a los trabajadores que no filtren ninguna noticia para que los problemas se queden dentro del hospital, ha crispado todavía más los ánimos, ya que no sólo se quiere silenciar a los medios de comunicación y al personal sino que, además, como, argumentan desde el centro, “se quiere matar al mensajero”. De hecho, esta carta ha servido para que muchas personas adopten la postura contraria y detallen a la prensa las deficiencias y las incidencias de la nueva infraestructura hospitalaria. Una de estas deficiencias es, según muchos médicos, el sistema informático Millenium, que “está creando numerosos problemas, con el agravante de que para solucionar cualquier fallo hay que llamar a Barcelona, ya que aquí no contamos con técnicos que lo solucionen”. “Por lo que nosotros sabemos, este mismo programa se instaló durante un mes en un hospital de Valencia y al final tuvieron que cambiarlo por otro porque los médicos lo desecharon”, comentan. Las quejas contra el Millenium son tan numerosas que aseguran que “en los próximos meses la situación va a ser mucho peor que la actual”. Mientras tanto, y a pesar de la petición de Carretero de silenciar los problemas de Son Espases, lo cierto es que “en la UCI sólo funcionan 14 de las 32 camas, por problemas de obras y de averías”, mientras que servicios como los de Radioterapia siguen sin “sin el permiso para funcionar, por lo que han tenido que mantenerse en Son Dureta”, y dos quirófanos siguen cerrados por goteras. Y todo eso sin contar el día a día, las filtraciones de agua, las goteras, como las que ayer obligaron a cerrar una parte de Urgencias, la falta de butacas en las habitaciones para los acompañantes, que han tenido que conformarse con una silla de plástico para pasar la noche, las restricciones de agua mineral, el mal funcionamiento de la calefacción… Una larga lista de problemas que podrían haberse evitado si, como algunos argumentan, “se hubieran chequeado y testado las instalaciones por la empresa contratada a tal efecto, algo que por lo que se ve no ha hecho”, una empresa que, además, que cobró alrededor de 300.000 euros por este trabajo. Una problemática que, sin duda alguna, están provocando “un serio desgaste entre los trabajadores”, como se argumenta desde distintos ámbitos, quienes “sólo con su profesionalidad están evitando que el tema vaya a mayores”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios