www.mallorcadiario.com

Todo incluido

viernes 14 de enero de 2011, 13:24h
El sistema de alojamiento ‘todo incluido’ tiene mala prensa porque no parece bueno para ningún destino turístico español, pero convendría aplicarlo al marketing y publicidad de esas compañías aéreas que se mantienen en el sistema de low cost o bajo coste, término tan equívoco como peligroso. Un juzgado acaba de decirle a Ryanair que eso de que el pasajero se imprima su tarjeta de embarque o que pague 40 euros del ala es ilegal. Imprimir una tarjeta en casa implica tener una impresora. Esto empieza a aclararse, porque el usuario de una de estas compañías -incluida alguna que intenta eludir la consideración de bajo coste-, cuando hace la reserva por Internet no tiene seguridad de que el precio que aparece en pantalla y paga con tarjeta coincida con el que tenga que pagar en el aeropuerto si quiere subir al avión. Ahí sigue el problema del equipaje. La publicidad de una compañía aérea y el contrato comercial que se concreta entre aerolínea y pasajero a través de un portal de Internet tienen que ser diáfanos, trasparentes, exactos. Ninguna duda sobre el billete electrónico, la titularidad de la tarjeta, el número de bultos de equipaje y otros condicionamientos. El billete que una compañía ponga a la venta y alguien lo compre debe de tener la información suficiente, clara y comprensible para que el pasajero sepa a qué atenerse y compre con todo incluido. Lo que no se puede permitir es que algunas compañías sigan engañando al personal con el señuelo de precios baratos sobre el papel.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de mallorcadiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.