www.mallorcadiario.com

Una treintena de mallorquines escapa a las revueltas en Egipto

miércoles 02 de febrero de 2011, 22:30h
Una treintena de turistas mallorquines han logrado escapar a las revueltas que vive Egipto en las últimas fechas. Todos ellos se encuentran bien, asegura Sylvia Riera, presidenta de la asociación de agencias de viajes de Baleares (Aviba), quien indica que ya no quedan turistas mallorquines en ese país. Todos ellos han sido repatriados y se encuentran bien, añade Riera. Egipto ha vivido este martes una nueva jornada de clamor social contra el gobierno de Hosni Mubarak. Una coalición de grupos opositores ha hecho saber al nuevo Gobierno egipcio que sólo habrá conversaciones con el Ejército de cara a una transición hacia la democracia una vez el presidente Mubarak renuncie a su cargo, como le piden los cientos de miles de ciudadanos que se han echado a las calles este martes. "Nuestra primera demanda es que Mubarak se marche. Sólo después de eso podrá empezar un diálogo con los militares sobre los detalles de una transición pacífica del poder", ha explicado Mohamed al Beltagi, ex diputado miembro de los Hermanos Musulmanes. EL AEROPUERTO Y SU PESADILLA En la zona de llegadas de la terminal 1 un grupo de 50 españoles que se ha negado a ir a los hoteles por miedo a exponerse a una revuelta popular todavía incomprensible aunque también tienen que enfrentarse a otras dificultades tal como relata Johari Gautier Carmona (*) quien sostiene que la comida escasea y los suministros desaparecen al segundo después de haber sido entregados a los restaurantes. La sobrepoblación de la terminal, invadida por viajeros de todo el mundo, favorece una especulación con los bienes de primera necesidad y un alza de precios desmesurado. Las condiciones son pésimas y las intoxicaciones intestinales se multiplican sin que nadie sepa realmente cómo detenerlas. Algunos españoles reciben inyecciones que bien podrían ser una medicina equivocada para luchar contra la diarrea y los desmayos. La incomodidad es patente en la cara de todos los viajeros y la respuesta de las embajadas se hace esperar. La salida del país es una prioridad para los extranjeros que pueblan las terminales del aeropuerto. La mayoría trata de adelantar su billete o compra otro con fecha inmediata pero la pesadilla sigue persiguiéndoles. Los vuelos se atrasan y se cancelan sin previo aviso, llevándoles a pensar que no lograrán salir de El Cairo. Un representante de Egyptair, desbordado por la avalancha de reclamaciones y críticas, explica que la situación es inédita. “Todos los aviones están en su sitio, listos para volar, pero el problema es que los pilotos y las tripulaciones no pueden llegar al aeropuerto. Están bloqueados en algún sitio de Egipto y no conseguimos entrar en contacto con ellos”. El toque de queda no ayuda. Cada día a partir de las 3 de la tarde y hasta las 8 de la mañana las llamadas a móviles son imposibles. De la misma forma, el acceso a Internet queda imposibilitado en todo momento y obliga a conformarse con las escasas informaciones de un aeropuerto en pleno caos. La supervivencia del turista se asimila a la lucha del ciudadano egipcio, pero con dos diferencias notables: primero, dispone de recursos para salir y, segundo, otro lugar más seguro y justo le espera. Antes de pasar por la zona de control de pasaportes y embarcar hacia Barcelona, Gautier Carmona se despide de Ashmet, el guía que le ha acompañado al aeropuerto para ayudarle con la facturación de mi maleta. Él lo tiene muy claro: “Es un periodo difícil, pero amo Egipto. Y haré todo para mejorarlo”. Desde entonces, sus palabras me acompañan, me persiguen y me obligan a pensar que allí, en el extremo oriente de África, la lucha por la libertad y la justicia es más viva que nunca. (*) Johari Gautier Carmona es periodista y escritor y autor de “La ciudad del Cairo, vivida y narrada”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios