www.mallorcadiario.com

Rebelión en los países árabes

Por Nieves de Meer (*)
martes 01 de marzo de 2011, 10:16h
Me parece que desde nuestro punto de mira occidental, y, por lo tanto, lejano y simplista, estamos asistiendo al intento de revolución en los países árabes sin saber muy bien por dónde van los tiros. Por lo menos, es lo que me ocurre a mí, que, sin tener ninguna duda de que los impresentables que les gobiernan son en gran parte los culpables de los niveles de incultura, hambre y desesperación de los ciudadanos, y que se merecen con creces lo que les pasa, hay muchas cosas que no me cuadran. El hecho de que estas revueltas se hayan extendido como un reguero de pólvora por varios países, que lo único que tienen en común es un tirano al frente, y, mira por donde, riqueza o petróleo, resulta, por lo menos, sorprendente. Estoy segura de que los insurrectos persiguen unos niveles de bienestar y prosperidad que no pueden ni soñar en las manos en las que se encuentran, pero da la sensación de que están, como mínimo, bastante desorganizados. Sería mucha casualidad que el pueblo llano y sano de todos esos países se hubiera organizado a la vez. Más bien, dan la impresión de ser ‘champiñones espontáneos’, cabreadísimos con razón, pero totalmente inconexos. Y no me puedo quitar de la cabeza a Al Qaeda y el integrismo islámico, que, lejos de actuar sin un plan establecido, seguro que tienen una hoja de ruta perfectamente pensada en su afán de conquistar y dominar el mundo. No me extrañaría nada que acabaran sacando tajada de la situación, y que estuvieran azuzando las revueltas para, al final, hacerse con el poder. Es demasiada casualidad que no den la cara, que permanezcan en silencio ante semejantes acontecimientos. Si estuvieran detrás, el pueblo habría perdido una oportunidad de oro. También me pregunto si ese pueblo llano visible es tan sano como parece y tiene en cuenta al otro 50% de la población, invisible, que es la población femenina, o si, por el contrario, va a continuar la segregación, que es causa y consecuencia del atraso en el que viven, pues es esa mentalidad atávica la que les impide progresar. Por otro lado, como el integrismo se haga con el poder, las mujeres estarán todavía más perdidas. Entonces, en el caso de que triunfen las revueltas, ¿el bienestar, la educación, las oportunidades y el voto también les van a llegar a ellas? ¿De verdad quieren un estado moderno? El día que me demuestren que son capaces de respetar a sus mujeres, empezaré a respetarles yo a ellos. Para mí, es como un sueño casi imposible de cumplir. Y en ese hipotético caso, si pudiera ayudarles en algo, lo haría, y si no, que alguien me diga a qué santo le tengo que poner la vela, que ahora mismo se la pongo, porque como les salga mal, será un verdadero desastre para ellos -sobre todo para ellas- y para todo el mundo civilizado. ¡Que nos pille a todos confesados! (*) Médico de Urgencias
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

9 comentarios