www.mallorcadiario.com

Son Espases potencia la cirugía mayor ambulatoria

miércoles 23 de marzo de 2011, 10:28h
La nueva Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) de Son Espases permite aumentar el número de intervenciones quirúrgicas y el grado de complejidad, tal y como han señalado sus responsables, quienes han incidido en que desde que entró plenamente en funcionamiento, en enero, se han llevado a cabo 1.133 intervenciones quirúrgicas. En la actualidad se practican operaciones de los servicios de Oftalmología, Traumatología, Cirugía Maxilofacial, Urología, Cirugía General, Cirugía Plástica, Cirugía Pediátrica, Dermatología, Cirugía Vascular, Otorrinolaringología y Odontología, aunque, de manera progresiva, se incorporarán más especialidades. La Unidad está situada en la planta -1 del hospital y cuenta con un bloque quirúrgico con cuatro salas de operaciones, que se añaden a las otras tres que hay en Virgen de la Salud. Es una unidad autónoma y su gestión y organización son totalmente independientes del resto del centro hospitalario, lo que le permite una mayor agilidad en todo el proceso. Aparte de las cuatro salas de operaciones, la CMA de Son Espases cuenta con un área de secretaría admisión, una sala de espera, tres consultas externas de valoración preoperatoria (dos de enfermería y una de anestesia), un vestuario para los pacientes, una zona de preparación preoperatoria, una sala de adaptación al medio con 10 boxes, camas y 10 butacas para la fase previa a la operación) y una zona de despertar postquirúrgica. La actividad es de 7.30 a 22 horas. CIRUGÍA SIN INGRESO La cirugía mayor ambulatoria, según los responsables de este servicio, potencia la relación entre el paciente y el médico, permite al enfermo volver a su domicilio el mismo día de la operación, reduce el número de complicaciones inherentes a la hospitalización convencional y aumenta el grado de satisfacción del paciente. La Unidad de Son Espases interviene a pacientes derivados de las consultas externas del hospital, del Ambulatorio del Carmen y del Hospital General. En primer lugar, se hace una visita preoperatoria de anestesia y de enfermería a todos los enfermos, en la que se valora su estado general y los criterios de selección. Igualmente, se valoran las pruebas complementarias que se piden según un protocolo establecido en la Unidad. Cuando los pacientes cumplen los criterios que marcan el cirujano, el anestesista y el profesional de Enfermería, entran en el programa. En lo que hace referencia a los requisitos de selección, se centran en las intervenciones que no necesitan una preparación preoperatoria compleja; pacientes que no precisan un tratamiento endovenoso posterior; operaciones que no comportan una gran pérdida de sangre, que no duren más de una hora y media, y que no requieran cuidados postoperatorios complejos. Por otra parte, es importante la participación voluntaria y la cooperación del enfermo, que no ha de tener una patología de base grave y que cuente con adulto responsable que pueda hacerse cargo del paciente, al menos durante las primeras 24 horas. En cuanto a las ventajas, los especialistas destacan la mínima alteración de la actividad diaria del paciente; la atención individualizada; la disminución de la inquietud ante la operación; la reducción de los costes por intervención; la reducción del riesgo de infección hospitalaria para merma el tiempo de estancia en el centro; la reducción de las listas de espera, ya que intervienen las patologías con más prevalencia, como es el caso de las cataratas; libera recursos de hospitalización convencional para los casos más urgentes y complejos; aumenta la satisfacción del paciente y supone una utilización más eficiente de los equipos y de las instalaciones del bloque quirúrgico. En cuanto a los niños, tiene una ventaja muy importante, y es la de que no deben permanecer ingresados el día antes, ya que está comprobado que la estancia nocturna es la parte más estresante de su asistencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios