www.mallorcadiario.com

El Ib-Salut “desprecia” y “empeora” la calidad de la Atención Primaria

viernes 29 de abril de 2011, 17:02h
El nueve de mayo de 2007 la Plataforma 10 minutos, liderada por el hoy director asistencial del Ib-Salut, Joan Pou, y la Conselleria de Salut, firmaron un acuerdo que puso fin a la huelga convocada por esta organización en Atención Primaria. Hoy, cuatro años después, los que participaron en aquella movilización aseguran que no sólo se ha incumplido todo lo pactado sino que, además, esta red asistencial “ha sido despreciada” y sus responsables “se han limitado a mirar hacia otro lado”. El acuerdo, alcanzado con el Govern del PP establecía, entre otras cuestiones que se incrementaría los recursos humanos de forma progresiva “con el fin de llegar a los 1.500 pacientes por médico de familia y 1.000 niños por pediatra” en 2010. Sin embargo, la realidad es otra, tal y como afirma José María Bravo, vicepresidente de Atención Primaria del Sindicato Médico de Baleares, ya que “no sólo la media está en unos 1.620 pacientes por médico de familia y 1.090 por pediatra, sino que tenemos los ratios más altos de España”. Los recursos humanos, según Bravo, son “totalmente insuficientes y lo único que nos han regalado ha sido un plan de austeridad que ha empeorado la calidad de la asistencia y ha incrementado de forma muy importante las listas de espera en los centros de salud”. De hecho, el texto firmado señalaba claramente que, “como consecuencia del incremento de recursos humanos previstos, la tendencia será garantizar un mínimo aproximado de 10 minutos por consulta y también disponer de un tiempo suficiente dentro del horario laboral para actividades de formación, docencia, investigación y promoción de la salud del trabajo comunitario”. No obstante, tal y como afirma Bravo, “de 10 minutos nada, apenas si disponemos de 5 ó 6 por paciente, algo que se ha acentuado tras el plan de austeridad, porque al no contar con sustitutos los médicos tenemos que ver a nuestros pacientes y a los de los compañeros que no están, de forma que es imposible dedicarles esos 10 minutos”. La desburocratización, otro de los puntos acordados, se ha quedado en nada, según el portavoz sindical, porque “se dice que con la receta electrónica la carga burocrática ha descendido y eso es mentira, ya que las recetas antes las hacía la enfermera y ahora corren a cargo del médico, al igual que los partes de baja, de confirmación o de alta. Todo ha quedado en nuestra manos”. DISMINUCIÓN DEL PRESUPUESTO La situación, según Bravo, ha ido empeorando a lo largo de estos años, dado que, mientras en aquel acuerdo se acordó “impulsar un incremento progresivo de los presupuestos asignados a Atención Primaria”, que estaban en torno al 20%, “aproximándose al 25% del presupuesto sanitario en 2012”, la realidad es que hoy estamos “en el 17%, tres puntos menos que en 2007, y la explicación que nos dan es que se ha desviado a Son Espases”. Estos hechos implican para el portavoz sindical “un desprecio total a la Atención Primaria, cuatro años en los que sus responsables han estado mirando hacia otro lado, cuando fueron los impulsores de la huelga para conseguirlos y los firmantes del acuerdo”. Curiosamente, en aquel momento Joan Pou era el presidente de la Asociación Balear de Medicina Familiar y Comunitaria, mientras que Vicenç Thomàs ocupaba la presidencia de la Sociedad Española de Medicina y Familiar y Comunitaria, “lo que nos hizo albergar esperanzas de que las cosas mejorasen, pero la realidad ha sido bien distinta”, tan distinta que hoy en día “los MIR de Medicina de Familia eligen esta especialidad porque tienen las peores puntuaciones o dejan las plazas vacantes”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios