www.mallorcadiario.com

Urgencias tercermundistas y opositores de lujo

Por Por El Usuario Indignado
sábado 28 de mayo de 2011, 16:59h
Hacía tiempo que no escribía nada en esta sección, porque uno no siempre tiene cosas que decir, pero lo sucedido los últimos días, tanto en las urgencias de Son Espases, como con los nuevos funcionarios del Ib-Salut me han indignado. Que no digo yo que un político no tenga derecho a presentarse a una oposición y a superarla, faltaría más, pero ¿qué se la hagan a su medida? ¿Qué un mes en un alto cargo le dé los puntos necesarios para pasar por encima a cualquiera? Una vergüenza, porque si se valorase la gestión que ha realizado a lo mejor no sólo no sumaba sino que restaba. Mientras tanto, lo de urgencias del hospital de referencia, la “joya de la corona” de los socialistas, su buque insignia, se ha desmoronado a las primeras de cambio y lo ha convertido en el viejo Son Dureta, aquel en el que la falta de camas dejaba a los enfermos en camillas por los pasillos. Y ahora que tenemos un hospital nuevo, amplio (tanto que no creo que haya alguien que todavía no se ha perdido por ese laberinto de pasillos) y con capacidad suficiente, la situación es la misma: los enfermos apiñados en una sala común, hombres y mujeres juntos sin un mínimo de intimidad, y los gestores, esos de los puntos, contando “milongas” a los medios de comunicación. He leído que hay usuarios que han culpado a los profesionales y lo siento, porque mi experiencia es la contraria. Les he visto trabajar más allá de sus posibilidades sin perder la calma, pese a estar desbordados, intentando hacerlo lo mejor posible y aguantando el chaparrón, dando la cara, esa que deberían dar los opositores de lujo, y haciendo lo indecible por salvarle los muebles a unos gestores que no se lo merecen. Estoy indignado, al igual que esos cientos de usuarios que han vivido en sus carnes la falta de planificación de los “puntuados”, porque unos lo sufren y otros se van a puestos de alto standig. Algo muy importante falla en el nuevo hospital y lo peor de todo es que quienes lo padecen son los que trabajan allí, porque contra ellos va toda la ira de los usuarios que esperan y desesperan, mientras los políticos se apresuran a asegurarse el porvenir y a salir por la puerta de atrás para que no les alcance la justa ira de los indignados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

7 comentarios