www.mallorcadiario.com

Cartones de vino sobre la mesa

martes 05 de julio de 2011, 18:59h
Levantan el campamento. Ya era hora. El fin de semana pasé por plaza de España para ver el panorama después de la singular hazaña de los jóvenes que estuvieron a punto de matar a un indigente indefenso rociándole de pintura, después de que valientes encapuchados lanzaran bengalas en la zona de ocupación. Y también muchos días después de que en asamblea decidieran seguir la acampada cuando ya se habían divulgado sus intenciones y objetivos, incluso que hubieran conseguido la paralización de algunos desahucios, cuando ya empezaba a ser molesta su persistencia en la acampada. Pasé al lado de una mesa de camping donde seis o siete marginados, no indignados de acampada, tenían una animada conversación. Sobre la mesa, varios cartones de vino Don Simón, marca clásica donde las haya para consumo de chupanos. El oportunismo de los acoplados para aprovecharse del espacio de los indignados y de las ayudas de gentes que han apoyado el movimiento ha sido un elemento que ha perjudicado seriamente a los concentrados. La imagen era demoledora, y plaza España de Palma empezaba a ser un punto conflictivo, molesto, degradado y ya sin sentido porque se mezclaban cosas dispares y opuestas. Los concentrados no eran nadie para filtrar a elementos ajenos que se aprovecharan de su entorno, un espacio público, y eso les ha perjudicado. Precisamente por ser un espacio público, la retirada era lo normal, incluso lo aconsejable para los indignados, porque el apoyo social tiene un límite y persistir puede hacer que muchos se indignen más que ellos. Ya han cubierto con creces la etapa prólogo, ya saben con las fuerzas y apoyos con que cuentan si deciden continuar en carrera, pero ya no  podrán utilizar más plaza de España como sede social. Tendrán que buscarse otro símbolo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios