www.mallorcadiario.com

La quimioterapia intraperitoneal incrementa la esperanza de vida en casos de cáncer de colon y apendice

jueves 08 de diciembre de 2011, 19:10h

El Servicio de Cirugía General del Hospital Son Llàtzer de Palma ha aplicado, desde el 2006 hasta la actualidad, quimioterapia intraperitoneal a un total de 22 pacientes para el tratamiento de cáncer de colon o de apéndice con carcinoma peritoneal.

Desde el centro hospitalario han explicado en un comunicado que este tratamiento puede aumentar en cinco años la esperanza de vida de una cuarta parte de los enfermos a los que se ha hecho una extirpación tumoral completa.

Los resultados de esta innovadora técnica han sido presentados recientemente en el IV Congreso Nacional de Carcinomatosi Peritoneal, lo que ha permitido que Son Llàtzer haya sido acreditado y aceptado como miembro del Grupo Español de Cirugía Oncológica Peritoneal (GECOP).

Cabe señalar que, hasta hace unos años, había pocas alternativas terapéuticas para los pacientes de cáncer de colon o de apéndice, a los que tan sólo se les podían ofrecer medidas paliativas. Sin embargo, hace seis años el equipo de cirugía de Son Llàtzer empezó a aplicar quimioterapia intraperitoneal en este tipo de patologías. A partir de 2010, se continuó aplicando la misma técnica pero añadiendo calor, lo que se conoce como quimioterapia intraperitoneal hipertérmica, con la finalidad de aumentar la efectividad antitumoral.

Según las estadísticas, con la aplicación de estos procedimientos la supervivencia de los pacientes con carcinomatosi peritoneal por cáncer de colon es del 70% al cabo de un año, del 60% en dos años y del 50% después de tres.

Además, en el procedimiento con calor se combina la extirpación quirúrgica del tumor con la quimioterapia intraperitoneal hipertérmica. En primer lugar, al paciente se le extirpan todas las lesiones o los nódulos cancerígenos visibles del abdomen. Posteriormente, la enfermedad microscópica residual es tratada aplicando quimioterapia intraperitoneal hipertérmica.

Este tratamiento consiste en introducir líquido citostático a una temperatura de 42 grados centígrados dentro de la cavidad abdominal y hacerlo circular a través de una bomba extracorpórea. Esto potencia el efecto de los citostáticos y destruye las células tumorales.

Los estudios publicados han demostrado que la aplicación del tratamiento combinado puede conseguir que una cuarta parte de los pacientes a los que se ha extirpado el tumor de manera completa pueda alargar cinco años la esperanza de vida. Cabe decir que, con el tratamiento convencional, a estos pacientes se les pronostica una supervivencia de ocho a diez meses.

Según el médico responsable del Programa de carcinomatosi peritoneal digestiva, Rafael Morales, este tratamiento es costoso y supone un gran esfuerzo humano y técnico. "Requiere intervenciones quirúrgicas laboriosas, que se prolongan durante siete u ocho horas, y un seguimiento postoperatorio intensivo, además del tratamiento oncológico superior", ha explicado.

En los últimos años, el cáncer colorectal es el segundo tipo de cáncer que ha tenido más incidencia en Baleares, tras el cáncer de pulmón. Cada año se detectan 300 nuevos casos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios