www.mallorcadiario.com

Sostenibilidad, tecnología y humanización

sábado 20 de febrero de 2016, 09:19h

Nuestro sistema sanitario es muy sólido. En especial por la capacitación de sus profesionales. El modelo de formación especializada, conocido como MIR, es la joya de la corona. Sin duda, su principal activo y la más sólida garantía de futuro.

Basado en una convocatoria nacional, por un ladoi evalúa y barema el currículo personal y por otro realiza un examen único para toda España. Desde hace tres décadas garantiza profesionales bien formados y de competencia reconocida en todo el mundo.

Su principal impulsor y padre de la medicina de familia, el cátedro manchego José María Segovia de Arana, nos dejó el pasado mes de enero. Falleció en su casa de Madrid a los 96 años. Trasladó y mejoró el sistema de formación americano. Su obra persiste. La convocatoria anual se ha realizado este mes simultáneamente en todas las comunidades. El tipo de acceso, un sólido programa de especialización y las unidades docentes radicadas en los centros asistenciales constituyen la esencia de la calidad de los profesionales del Sistema Nacional de Salud. Comparables, sin ningún género de dudas, a los mejores del mundo.

En el MIR no valen los cortocircuitos ni los enchufes. Es garantista y equitativo. Tampoco deja espacio para la discrecionalidad del evaluador. La cultura de la digitación y la arbitrariedad no encuentra resquicio.

Por otro lado, como hecho diferencial, los miles de profesionales que colaboran en la formación de postgrado lo hacen de forma altruista, dentro del sistema sanitario, ajenos totalmente a la universidad y a los estudios de grado. En otro orden de cosas, también hay que reconocer que en nuestra comunidad, desde las transferencias en 2002 se han renovado todas las infraestructuras sanitarias. Los sucesivos gobiernos de Antich y Matas presidieron unos ejecutivos a los que se les podrán reprochar muchas cosas pero no su discutible y firme apuesta por la renovación de todas las infraestructuras sanitarias públicas.

El futuro del sistema sanitario genera riadas de tinta en medios generales y profesionales. El sistema sanitario tiene tres temas pendientes que dependen de la planificación a medio y largo plazo. En primer lugar la sostenibilidad financiera; la primera y básica es la necesidad de sanear las cuentas. Pagar a los proveedores a 30 días y evitar los desvíos sistemáticos es una premisa básica para evitar la descapitalización. En segundo lugar impulsar un plan periodificado de inversión en tecnologías sanitarias que apueste por la innovación y evite la obsolescencia. Tecnologías de imagen, monitorización y cirugía mínimamente invasiva recortan las esperas y aumentan la calidad de la asistencia. En tercer lugar es preciso apostar por el desarrollo de la sociedad del bienestar con un sistema sociosanitario diversificado, descentralizado a nivel de administración local y que apueste por recursos coste efectivos.

Ninguno de los tres retos se llevará a cabo con apuestas cortoplacistas, ligadas a los calendarios electorales y sin pensar en la próxima década. Probablemente algunos tienen otras urgencias, más discutibles, personalistas, más centradas en ellos, pensando en el mes que viene y cargadas de improvisación. También en las prioridades…, depende, todo depende del objetivo preferente.

Abríguense y buen finde.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios