www.mallorcadiario.com

El discurso de un equilibrista en el alambre

miércoles 02 de marzo de 2016, 04:00h

El candidato a presidente del Gobierno de España y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pronunció su discurso de investidura ante el pleno del Congreso de los Diputados en sesión extraordinaria que hoy continúa con la réplica y contrarréplica de los grupos parlamentarios de la Cámara. El PSOE solo tiene 90 diputados, el peor resultado de la historia de los socialistas, por lo que se ve en la obligación de buscar alianzas tanto a su derecha como a su izquierda. Por de pronto, los 40 diputados de Ciudadanos le otorgarán su confianza, sumando así 130 escaños, muy lejos de los 176 requeridos para ser investido en primera votación.

Sus únicas posibilidades pasan porque Pablo Iglesias le permita gobernar con la abstención de Podemos

Sánchez sabe que la investidura en primera votación es imposible, de ahí que ya se ha anunciado la segunda para el viernes próximo, donde necesita más votos a favor que en contra, lo que necesariamente requiere de los votos a favor o al menos la abstención o bien del Partido Popular o bien de Podemos. Pero todo hace prever que la pinza de Mariano Rajoy y Pablo Iglesias acabará con las aspiraciones del candidato socialista y también, por qué no decirlo, de sus ínfulas.

Por más que ahora Sánchez diga que los socialistas tienden la mano a los “350 diputados” de la Cámara, lo cierto es que ha despreciado ostentosamente a los 123 diputados del PP sin ni siquiera querer entablar una negociación con Rajoy. Y sus únicas posibilidades pasan porque Pablo Iglesias le permita gobernar con la abstención de Podemos, cuyos líderes más destacados han atacado sin piedad a Sánchez durante su larga intervención, lo que pronostica que Pedro Sánchez fracasará en su operación de ser investido presidente. Sin embargo en política todo puede suceder y nunca hay que arrojar la toalla antes de tiempo.

Compartir en Meneame