www.mallorcadiario.com

Postureo con los refugiados en Quios

lunes 07 de marzo de 2016, 05:00h

El viaje que el presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat; el vicepresidente de Participació Ciutadana i Presidencia, Jesús Jurado; y el conseller del Departament de Desenvolupament Local, Joan Font Massot, han hecho a la isla griega de Quios (a casi 2.000 kilómetros al este de Palma), junto a la gerente del Fons Mallorquí de Solidaritat i Cooperació, Antònia Rosselló y una regidora del Ayuntamiento de Inca, Antònia Triguero, es motivo de cierta controversia. Ya han surgido voces desde los partidos de la oposición en la institución insular que piden explicaciones. Desde Ciudadanos quieren saber el coste del viaje y exigen transparencia, además de criticar la magnitud de la delegación mallorquina compuesta por el presidente, el vicepresidente, un conseller y dos miembros del gabinete de comunicación. Por su parte el Partido Popular demanda conocer el desglose de gastos, qué paga el Fons Mallorquí de Solidaritat y qué paga el Consell. También PSOE y El Pi han manifestado sus dudas.

Desconcierta lo prolongado del viaje así como el número de miembros, desde todo punto de vista desmesurado

Todo el mundo conoce el drama que viven los inmigrantes que huyen de sus países y buscan llegar a Europa. Cada día llegan noticias al respecto, a menudo acompañadas de escenas violentas en las fronteras, donde se pretende detener el éxodo de refugiados –incluyendo mujeres y niños– a fuerza de gases lacrimógenos y alambradas. Pero ciertamente desconcierta lo prolongado del viaje (la expedición partió el miércoles pasado y regresó el domingo) así como el número de miembros, desde todo punto de vista desmesurado.

Es muy loable la sensibilidad que Ensenyat y el gobierno insular que preside demuestra tener hacia los inmigrantes en su mayoría iraquíes y sirios que de forma tan dramática tratan de alcanzar la costa de Quios, distante únicamente 8 km. de la costa turca. Y más loables aún los esfuerzos que la delegación mallorquina promete hacer para ayudar a las instituciones de esta isla. Pero es comprensible que muchos mallorquines se pregunten si es que acaso ya no hay colas de gente en los comedores sociales, o si los bancos de alimentos ya no tienen usuarios necesitados de su ayuda, o si ya han desaparecido los asentamientos chabolistas como para que los políticos del Consell de Mallorca hagan esta exhibición desmedida de solidaridad que más parece postureo mediático.

Compartir en Meneame