www.mallorcadiario.com
Obra nueva proyectada en Palma
Ampliar
Obra nueva proyectada en Palma

El mercado balear reclama 1.100 viviendas nuevas al año

Por EFE
jueves 31 de marzo de 2016, 12:03h
La Asociación de Promotores de Balears llevan dos años advirtiendo que, a la salida de la crisis, Balears se encontraría con un grave problema de oferta de vivienda nueva. Ahora piden soluciones a las Administraciones.
El presidente de la Asociación de Promotores de las Islas Baleares (Proinba), Luis Martin ha alertado hoy de que existe una "gran escasez de vivienda" en Baleares y ha asegurado que "la administración tiene que trabajar en ello para que las viviendas sean las suficientes para cubrir la demanda".

"Estamos cerca de que se convierta en un problema grave", ha advertido Martín en una rueda de prensa donde ha explicado que la situación afecta sobre todo a la clase media y los más necesitados, con unos 15.000 demandantes de vivienda social cuando la oferta de VPO es "prácticamente inexistente".

Atendiendo a la esperanza de crecimiento de la población en Baleares, que el Instituto Nacional de Estadística cifra en unos 3.500 habitantes al año entre 2015 y 2029, los promotores estiman que la demanda de vivienda nueva se sitúa en unas 1.100 unidades anuales, cuando las promociones previstas son 400 para todo este ejercicio.

Las transmisiones de vivienda que se producen en Baleares son unas 1.000 mensuales y el remanente de vivienda nueva es de entre 2.000 y 3.000 viviendas nuevas, con lo que "prácticamente no queda", ha dicho Martín.

Según los promotores, la demanda se ha reorientado hacia la vivienda de segunda mano, que ha supuesto el 75 % de las trasmisiones en 2015, y se redirige hacia el alquiler, lo de que deja la solución "en manos de grandes operadores".

El presidente y el vicepresidente de Proinba se han puesto a disposición de las administraciones para intentar paliar esta situación con nuevas soluciones habitacionales, estudiando modificaciones en las alturas y densidades permitidas y reactivando promociones con problemas de tramitación.

Martín ha recalcado que Baleares, por el incremento de población y la escasez de suelo "está abocada a que la vivienda sea un bien escaso y caro, lejos de la capacidad de acceso de la clase media", por lo que es necesario acometer una legislación urbanística consensuada a largo plazo, a unos 40 años vista, y es "urgente" que la administración actúe.

En el caso de la vivienda social, el presidente de Proinba ha explicado que mientras la administración está apostando por obtenerla de la SAREB y los bancos, esa solución es "a corto plazo".

"Proponemos que sea la administración la que destine un pequeño stock para atender a ese colectivo pero que sea en alquiler, no en venta, para que sea un patrimonio que la administración puedan mantener", ha detallado el vicepresidente de Proinba, José Luis Guillén.

En cuanto a la "tremenda demanda de clase media", proponen agilizar y favorecer la rehabilitación, reformar los planeamientos urbanísticos para permitir mayores densidades y alturas en casos puntuales, y reactivar grandes proyectos estancados.

Martín ha asegurado que a principios de legislatura "se habló mucho de rehabilitación y revisión de planeamientos" pero "hasta el momento no se está legislando nada en este sentido", a pesar de que los partidos que gobiernan eran "muy receptivos" en la campaña electoral.

Ha recalcado que los promotores están de acuerdo con la necesidad de ser restrictivos en el consumo de territorio y ha propuesto "crecer en altura" en los núcleos principales de población como Palma, Inca o Ibiza.

"Había gran receptividad para evitar mayor consumo hablando de alturas y densidades en las ciudades y ahora nos estamos encontrando casi una cerrazón total para hablar de este tema. No creemos que tenga que ser una norma genérica, es algo que tiene que ir por la vía del estudio de detalle porque hay zonas que lo permiten y otras no", ha dicho Martín.

"Lamentablemente nos hemos encontrado con una pared", ha insistido, aunque considera esta solución "donde más fácilmente se pueden conseguir más viviendas" y lo más razonable urbanísticamente y pensando a largo plazo.

Ha denunciado además que los promotores afrontan dificultades al tramitar licencias cuando quieren "cambiar una planta de vivienda vieja y obsoleta por una nueva y en buenas condiciones". "Entendemos que tendríamos que tener casi la alfombra roja y que se deberían apoyar este tipo de actuaciones y tenemos trabas", ha dicho Martín.

También ha criticado que haya proyectos estancados "desde hace tres o cuatro legislaturas" por cuestiones judiciales y administrativas como ocurre en el polígono de Llevant o en el Camp Redó, donde "ningún consistorio ha sido capaz de rehabilitar ni de esponjar el barrio".

Otros casos con reservas de suelo importantes para viviendas se dan en Son Ferragut y Son Busquets.

En Son Ferragut, el planeamiento "hace prácticamente imposible el desarrollo" al ser obligatorias viviendas de más de 140 metros que alcanzan un precio inasequible.

En el caso de Son Busquets, se da una situación "antieconómica" porque requiere una inversión de 6 millones de euros para dotarlo de electricidad, además para el derribo es necesaria una descontaminación especialista al existir uralita y la reducción de la edificabilidad y el incremento del uso comercial han lastrado el proyecto que "está totalmente encallado".

También las reservas estratégicas de suelo de la Ley Carbonero encuentran dificultades y solo se ha desarrollado una por el momento y "es Jonquet lleva 15 años sin solución".

El presidente de Proinba pide iniciativa a la administración: "que considere muy prioritario actuar en esas zonas, sobre este tipo de suelos que ya están ahí, que no estamos consumiendo nada y podemos desarrollar solamente si la administración tiene ganas de colaborar".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios