www.mallorcadiario.com

Anfitrión de doble filo

Por Alejandro Vidal
domingo 24 de abril de 2016, 07:43h
El Lugo se encuentra a sólo cinco puntos de las posiciones de play off, pero superar a seis equipos que median entre la sexta y la décimo tercera posición representa una dificultad casi insalvable, por lo que no nos equivocamos al afirmar que se halla cómodamente instalado en el ecuador más tranquilo de la clasificación.
Visitar en estas condiciones a un equipo que hace de su feudo un fortín, aunque únicamente ha ganado allí dos partidos más que el Mallorca en casa, tiene una doble lectura. Por una parte jugar sin presión ante sus seguidores transmite una calma que debería permitirle arriesgar y dejar que sea su rival quien cargue con el peso del partido y el resultado. Pero es un arma que se puede volver en su contra si compite consciente de que ganar, empatar o perder tiene el mismo valor o, mejor dicho, ninguna trascendencia.
Quique Setien, actual entrenador de Las Palmas, forjó al conjunto lucense y le hizo crecer. Sustituirle no era fácil. El elegido fue Luis Milla que, tras la vigésimo sexta jornada y en un extraño acuerdo con el club, decidió abandonar el barco en favor de un hombre de la casa, José Durán, que no ha mejorado ni la clasificación ni el juego y se encuentra hoy donde lo dejó el ex-internacional después de perder en casa frente al Leganés (1-2), uno de los cuatro visitantes que han vencido esta temporada en el Anxo Carro.
Cuenta con la baja de Caballero, once goles en su haber, que seguramente suplirá Jonatan Pereira, quien le sigue como el segundo jugador de la plantilla más eficaz de cara al gol.
Por su parte, Fernando Vázquez podría repetir el experimento de Zaragoza, sin Yuste pero con Arana y Pereira inicialmente en las bandas. O quizás volver al 4-1-4-1 que le dio más rendimiento y supondría que Colunga empezara el partido en el banquillo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios