www.mallorcadiario.com

Rey muerto, rey puesto

Por Alejandro Vidal
jueves 16 de junio de 2016, 07:25h
Dicen las malas lenguas y hasta las buenas, que Monti Galmés es la persona mejor colocada para presidir el Mallorca a partir del próximo día 1 de julio. No es trascendental el cargo en sí, que ya ha sido anteriormente ocupado a título exclusivamente representativo, sino las funciones asuma tras el previsible nombramiento. No obstante no podemos pasar por alto ciertos detalles, los cuales refuerzan la tesis de que en el club han cambiado pocas cosas, ni hay voluntad de que lo hagan.

El actual vicepresidente desembarcó en el club de la mano de Utz Claassen, lo que ya no es una buena tarjeta de presentación y ha sido su escudero, su escudo era Nadal, hasta la peculiar dimisión del alemán. No ha tardado nada en desmarcarse de su relación y soslayar cualquier pregunta sobre el particular. Ahora no se separa de Maheta Molango, quien corta el bacalao a las órdenes de Robert Sarver sin complicarse lo más mínimo.

El consejero delegado desconoce la verdadera historia del club, se ha informado directamente sin salir del entorno más nocivo y en consecuencia opta por el camino más fácil y cómodo: mantener el polvo bajo las alfombras. Tiene derecho a establecer su propia escala de prioridades y a confiar en quien crea más oportuno aunque no sepa de qué pie cojea nadie. Al fin y al cabo el banquero de Phoenix tampoco sabía nada de él y le asignó la mayor responsabilidad del club y la gestión de sus veinte millones.

En su huida, el teutón ha perdido a su valido, que ya lo es de otro u otros, porque nunca sabremos por qué carambola apareció en el palco. Y, ¡ojo!, puede ser tan buen o mal presidente como cualquiera, si bien entiendo que el perfil más favorable a la Institución responde a otros criterios. O debería.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios