www.mallorcadiario.com

Sobre la tristeza

Por Jaume Santacana
miércoles 10 de agosto de 2016, 08:00h

El célebre pensador polaco del siglo XVIII Roman Klakowsky afirmó en uno de sus interesantes escritos que la tristeza, más que un estado de ánimo era un estado de desánimo. ¡Sí señor! A ver quién da más…

Ustedes, señores lectores, sagaces, deducirán que una persona que escribe sobre la tristeza es porque, con toda evidencia, está triste. ¡Ahí le duele! Me hallo en estos momentos bajo una sólida capa de tristeza; los motivos, como pueden comprender, no vienen al caso. Tampoco es mi intención amargarles sus merecidas y dulces vacaciones con mis cuitas. Me basta y me sobra que conozcan mi personal estado de desánimo: eso anima.

No es la primera vez que escribo sobre la tristeza; ni, muy probablemente, será la última. Pero en esta ocasión, para ahorrarme el esfuerzo que representa para mí centrarme en filosofar sobre esta cuestión que me aflige, se me ha ocurrido –en un instante de lucidez, entre lloro y lloro- brindarles una serie de frases heredadas de grandes figuras mundiales del pensamiento acerca, precisamente, de la tristeza. Voy y las suelto; así, tal y como vienen:

“El hilo de la vida se aflojaría si no fuera mojado con algunas lagrimas”. Pitagoras.

“Frío e insípido es el consuelo cuando no va envuelto en algún remedio”. Platón.

“La misma tristeza inventa por sí misma muchos motivos de sentimiento”. Francisco de Quevedo.

“No hay nada más triste que la tristeza de un hombre alegre”. Armando Palacio Valdés.

“Es sincero el dolor del que llora en secreto”. Marco Valerio Marcial.

“El desaliento es el suicidio del corazón”. Johann Paul Friedrich Richter.

“La tristeza no es, en muchos casos, sino la forma más refinada de la hipocresía”. Jakob Wassermann.

“En un hombre bueno, el estar triste es impiedad”. Edward Young.

“Guarda la tristeza para ti mismo y comparte la felicidad con los demás”. Mark Twain.

“Muy a menudo, las lagrimas son la última sonrisa del amor. Stendhal.

“Cada vez que perdemos el ánimo, perdemos muchos días de nuestra vida. No hay que preguntar si los que lloran tienen o no tienen razón, sino sencillamente hacer lo que se pueda para que no lloren”. Maurice Maeterlinck.

“Ayer lloraba el que hoy rió. Las tristezas no se hicieron para las bestias sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado se vuelven bestias. Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón”. Miguel de Cervantes.

“La única tristeza sin consuelo en la vida es la tristeza que se ha merecido”. Jacinto Benavente.

Podríamos seguir pero creo que estas sentencias tan delicadas merecen un cierto tiempo de reflexión. Ahí se las dejo.

Y, gracias, pero por mí no se preocupen; todo se andará…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios